Jueves, 19 de Octubre de 2017

No perder de vista el camino

Después de la borrachera de apoyo y cariño que me distéis la tarde de Calatayud, aquí nos encontramos de nuevo, otro septiembre más, a la espera y con incertidumbre, como si de unos resultados médicos a vida o muerte se tratará, de saber si estaré anunciado en Zaragoza o no.

Desde que tomé la alternativa han sido años duros, preparación y disciplina durante trescientos sesenta y cinco días, un año tras otro, sin saber cuántas tardes actuare, para acabar haciéndolo en tres o cuatro ocasiones.

“El simple hecho de coger un capote, una muleta, volarla al aire y soñar con el olé de miles de personas”

Y me preguntarás: ‘¿No has pensado en tirar la toalla alguna vez?’. Por supuesto, lo pienso muchas veces, incluso puede que más de las que aparente. Pero, ¿acaso en cualquier otra profesión o circunstancia de la vida no se pasa por estos trances?

Quizá el no hacerlo no sea simplemente cuestión de actitud y coraje, es mucho más fácil cuando sabes de quien rodearte. Yo tengo el privilegio de tener una familia que me apoya a muerte, y de sentir el cariño directo de Aragón entero; es entonces, cuando no tienes fuerzas para seguir, el momento en que te acuerdas de ese apoyo, de ese cariño y te levantas y sigues la lucha para devolverles todo lo que esa gente te da a cambio de nada, reflexionas y piensas; -la espera y la incertidumbre no pueden ser excusa para perder de vista el camino cuando amamos aquello por lo que vivimos-, en mi caso el toreo, es el momento en el que el simple hecho de coger un capote, una muleta, volarla al aire y soñar con el olé de miles de personas, es a gasolina suficiente para ser consciente de cómo quieres ser recordado.

“Tengo el privilegio de tener una familia que me apoya a muerte, y de sentir el cariño directo de Aragón entero”

En muchas ocasiones hemos pensado que la vida, el destino, el universo nos dice ‘no’, cuando en realidad nos decía ‘espera’, en otras ocasiones simplemente nos enfocamos en lo negativo, o en aquello que vamos a perder pero no en aquello que podemos ganar, así que te invito a que reflexiones a través de mi vivencia, que por supuesto yo lo voy a hacer de la misma manera.

Han sido muchas veces ‘no’, no pienso en el por qué, eso es pasado, así que esta vez voy a pensar: ¿Y por qué no?