Jueves, 19 de Octubre de 2017

Si tuviera que hablarte sobre la exposición “Goya y la Corte Ilustrada” de una forma menos técnica de la que puede ofrecerte cualquier experto en arte pero asegurándome de que te dejo claro el mensaje, te diría,  “Amigos para siempre”. Goya no renunció a sus orígenes ni a su profunda amistad con Martín Zapater, protagonista e hilo conductor a lo largo del recorrido desde el principio hasta el final.

IMG_9259

Retrato de Martín Zapater, amigo de Goya / J.A

Si tuviese que hacer un eslogan televisivo, diría ‘Goya vuelve a casa, por las fiestas del Pilar’, y lo hace para quedarse hasta el año que viene.

Estas frases salen de mis manos tras la visita al CaixaForum de Zaragoza, en la puesta de largo de la exposición inédita ‘Goya y la Corte Ilustrada’ que va a formar parte de la agenda cultural zaragozana hasta el día 21 de enero del año próximo. Para viajar después al Museo de Bellas Artes de Bilbao, en lo que supondrá la primera exposición monográfica sobre el pintor aragonés en la capital vizcaína.

DK1FKOTW4AAWrsN

Manuscrito del ‘genio’ de Fuendetodos / J.A

La exposición centra el interés en el cambio que nuestro pintor universal experimentó tras su marcha de Zaragoza a la Corte del Rey Carlos III, manteniendo en todo momento el contacto con su querido amigo de la infancia y de colegio Martín Zapater.

Miradas que atrapan al espectador, capaces de delatar los sentimientos de Goya hacia la persona retratada en un juego psicológico abierto a la visión del visitante.

Destaca el protagonismo que se ofrece a la actividad de la caza de la que Goya era un gran apasionado, hasta el punto de mostrar a niños empuñando rifles, como símbolo de poder. Desde muy pequeños, les enseñaban a realizar el llamado “tiro de gracia”.

IMG_9206

De izquierda a derecha, Infantes Don Antonio Pascual de Borbón y Don Javier de Borbón / J.A

El papel que la muestra otorga a las mujeres gratifica a los visitantes, con detalles que no pasan desapercibidos y que contienen mensajes que podrás descubrir en cada obra. Goya no dejaba nada al azar: las luces, las miradas, los gestos, las manos, todo esconde un por qué que el espectador debe interpretar desde la observación.

DK1KSfmXoAEINAC

De izquierda a derecha, Maria Pilar de la Cerda (Duquesa de Nájera), Maria Luisa y Carlota Joaquina / J.A

¿Sabe que Carlota Joaquina tenía 10 años cuando fue retratada por Goya? ¿Y que Maria Luisa había tenido 14 embarazos cuando se puso en manos del maestro pintor? Todos estos detalles y muchos más, son descubiertos en cada uno de los salones que componen el paseo junto a Goya en CaixaForum Zaragoza.

IMG_9207

Carlos III, obra de Francisco de Goya / J.A

En las 84 piezas de arte que forman la colección, cuyo meticuloso montaje, según fuentes consultadas, se prolongó durante cinco días, se puede experimentar la transformación personal del pintor desde su marcha a Madrid en 1775, pasando por su desarrollo profesional en el entorno de la aristocracia española.

Ahí, en el seno de la alta burguesía, supo moverse con habilidad y diplomacia hasta alcanzar el éxito que tanto ansió desde joven, para finalmente llegar a ser brillante pintor de la Corte para los reyes Carlos III y Carlos IV.

CaixaForum nos ha acostumbrado a traer a Zaragoza muestras de alto nivel. En el caso de ‘Goya y la Corte Ilustrada’, nos regala un verdadero lujo diseñado por y para Zaragoza.

No se ha podido elegir mejor lugar para comenzar esta andadura de la mano de Goya que la cuna de nuestro pintor universal, la tierra en la que nació y a la que siempre llevó en el corazón.

“Miradas que atrapan al espectador, capaces de delatar los sentimientos de Goya hacia la persona retratada en un juego psicológico abierto a la visión del visitante”