Jueves, 19 de Octubre de 2017

La Casa Catalana en Zaragoza participará en la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar este jueves acompañados por los ‘castellers’ del Cercle Catalá de Madrid.

“En nombre de todos los socios y de muchos catalanes más que vivimos en Aragón, queremos alzar la voz para haceros partícipes de nuestro sentir en estos difíciles momentos que nos ha tocado vivir”, han expuesto desde este colectivo.

En un escrito, la Casa Catalana en Zaragoza ha precisado que forma una “gran familia” en la que cada integrante tiene su opinión y sentimiento, “que pedalea junta para avanzar, con esfuerzo, para seguir estando ahí. Sin ninguna intención más que la de compartir nuestra cultura con los aragoneses y todos aquellos que así lo deseen”.


Publicidad

“No hacemos política. Nunca lo hemos hecho y no lo vamos a hacer ahora. Como entidad, no nos posicionaremos en ninguna de las partes, no es nuestro objetivo ni nuestra misión. Pero tampoco nos vamos a esconder. Vamos a seguir estando ahí viviendo, compartiendo con vosotros nuestro hacer. En concordia. Con respeto y con orgullo”, ha subrayado en el escrito.

Han querido puntualizar que: “los catalanes también somos gente de paz. Ofrecemos todo el apoyo moral a nuestra gente porque sentimos que así debe de ser. Nos duelen sus heridas porque también son nuestras. Son nuestra sangre, la de nuestros padres, hermanos o primos. Entendemos sus posturas, sus argumentos, estando de acuerdo o no, les escuchamos y les rebatimos e intentamos comprender sus razones y sus porqués”.

Desde este colectivo de catalanes que viven en Aragón han señalado: “sentimos que algo se nos rompe por dentro. Muchos de nosotros llevamos más tiempo viviendo en Zaragoza que en nuestra propia tierra natal. Somos padres de aragoneses, hijos de aragoneses, abuelos de aragoneses. Estamos unidos por lazos de amor y fraternidad con Aragón. Somos catalanes de nacimiento y aragoneses de adopción. Amamos esta tierra que nos acogió con cariño, que nos abrió sus puertas de par en par y nos ofreció su amistad”.

En el texto han relatado que a lo largo de los años han fusionado “costumbres y culturas” y desde que la Casa Catalana de Zaragoza se funda en el año 1963 sus integrantes han participado en todos los eventos, junto con las demás Casas Regionales y a lo largo de más de 50 años, en todas las iniciativas propuestas por la ciudad de Zaragoza a la que consideran suya.

Antes de concluir y desear unas felices Fiestas del Pilar en “concordia y armonía”, han recordado el lema de la Casa Catalana en Zaragoza: “Buscamos lo que nos une”.