La tragedia de Sabiñánigo: la juez mantiene al tío de la pequeña Naiara como principal culpable de su asesinato - HOY ARAGÓN
Domingo, 19 de Agosto de 2018

La titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Jaca ha levantado el secreto de la investigación llevada a cabo en torno a la muerte de Naiara, la niña de 8 años asesinada en Sabiñánigo (Huesca) a causa de una brutal paliza, manteniendo como encausados al tío político de la víctima como presunto autor material del crimen y a su abuelastra.


Publicidad


Según han informado fuentes judiciales, que no han podido confirmar si el padrastro de la niña estaría también encausado, la decisión de la instructora se ha adoptado a petición de las partes y con el apoyo de la fiscalía, para quien en el actual momento de la causa no existe peligro de desaparición de pruebas ni riesgo para el desarrollo de la instrucción.

Naiara, de ocho años, fue torturada durante doce horas antes de ser asesinada / H.A

La niña Naiara ingresó el pasado 6 de julio en la UCI del Hospital Miguel Servet de Zaragoza con graves lesiones en su cuerpo, especialmente en la cabeza, y murió un día después a pesar de los esfuerzos realizados por los médicos.

RECONOCIÓ LOS HECHOS

Según fuentes próximas a la investigación, fue el propio tío político de la niña, Iván P.P., de 33 años, quien alertó a los servicios de emergencia, aunque en un primer momento informó de que la menor se había caído por la escalera.

Tras su detención, el propio sospechoso manifestó ante los agentes de la Guardia Civil responsables del caso ser el autor de las graves lesiones sufridas por Naiara, torturada, presuntamente, durante doce horas por el agresor antes de solicitar la presencia de las emergencias médicas.

En la causa están personados la madre de la niña, Mariela Benítez, y su padre natural, Manuel Briones, argentino residente en Chile que considera responsable de lo ocurrido a la familia política de su hija.

El padre de Naiara, junto a su abogado en el juzgado / H.A

Las fuentes citadas destacan que el sumario recoge datos “sobrecogedores” sobre los castigos de los que era objeto la niña debido a su conducta rebelde“. Unos castigos de los que, según los investigadores, eran conocedores el padrastro y abuelastra de la niña, y que ejecutaba el detenido, en prisión preventiva desde el pasado 9 de julio.

Ambos admitieron conocer los castigos, pero cuestionaron que hubieran sido de carácter brutal antes de producirse la muerte de la niña.

En una entrevista, la madre de Naiara, cuyo trabajo la obligaba a vivir la mayor parte del tiempo en otra localidad del Pirineo, aseguró desconocer los castigos a los que era sometida su hija, que describió como una niña “normal y feliz” a pesar del supuesto acoso que sufría en la escuela por su origen sudamericano.