Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Hace 35 años, el papa San Juan Pablo II pisó por primera vez Zaragoza. Por aquél entonces, no existían los teléfonos móviles que hacen fotos o vídeos, por lo que el registro documental al que he podido acceder para preparar este artículo ha sido algo limitado.


Publicidad


No obstante, este reportaje recoge a base de recuerdos personales, los datos esenciales de su corta estancia e imágenes, algunas de ellas inéditas en internet, de un momento que vive para siempre en la memoria de quienes lo pudimos disfrutar.

Un recuerdo de la visita del papa Juan Pablo II / H.A

El 6 de noviembre -de hace hoy 35 años- San Juan Pablo II miró a Zaragoza. A lo largo de una serie de fotografías recientes y de archivos, vamos a revivir esas horas del Pontífice junto a la la Virgen del Pilar. El reportaje incluye imágenes de los recuerdos presentes en la Basílica del Pilar para la contemplación de los miles de fieles que cada día, visitan a la Virgen.

LLEGÓ DEL CIELO

Zaragoza fue la única ciudad además de Madrid, donde San Juan Pablo II pernoctó en su visita a España en 1982. El Pontífice llegó a la ciudad en helicóptero, procedente de Javier a las 17.30 horas del sábado 6 de noviembre.

Aterrizó en el campo de la ciudad universitaria y desde allí se trasladó al estadio municipal de La Romareda, donde mantuvo un breve contacto con los niños aragoneses. En la explanada, junto al campo de fútbol, tuvo lugar a las seis de la tarde, el primer acto multitudinario: el “Encuentro nacional de enfermos”.

San Juan Pablo II, fue trasladado en el Papamóvil hasta la basílica del Pilar para celebrar otro acto multitudinario público en la plaza, a las ocho de la tarde. Las principales calles de la ciudad, eran un verdadero río de fieles que abarrotaron cada rincón para saludar al Santo Padre.

Un grito que se hizo muy popular, en las gargantas de los centenares de miles de personas que le estábamos esperando. Agarré con fuerza las manos de mis padres y hermanos y grité con ellos: “¡Juan Pablo Segundo, te quiere todo el mundo!”, “¡Totus Tuus! ¡Totus Tuus!”.

El Estadio de la Romareda recibió con pasión al papa Juan Pablo II / H.A

En la Plaza del Pilar, San Juan Pablo II, se reunió con los obispos aragoneses. Los aplausos interrumpieron en numerosas ocasiones el discurso del Santo Padre, y las jotas sonaron con más fuerza que nunca. No recuerdo un día en el que la Plaza del Pilar, por entonces con un aspecto diferente al actual, haya respirado un ambiente de fe tan intenso como aquella noche.

El Papa Juan Pablo II en la Plaza del Pilar de Zaragoza / H.A

El Papa fue recibido por las principales autoridades locales, siendo Ramón Sáinz de Baranda, alcalde de la ciudad el encargado de ofrecerle varios regalos conmemorativos. A su vez, San Juan Pablo II, donó a Zaragoza su Solideo, que se conserva en una de las vitrinas del Museo Pilarista que se encuentra en la Basílica del Pilar.

REZÓ A LA VIRGEN DEL PILAR

Sin duda, la imagen más representativa de la visita de San Juan Pablo II es la que le vemos postrado, rezando ante la imagen de la Virgen del Pilar.

Una imagen para la historia de Zaragoza / H.A

“El Ayuntamiento dispuso aparcamientos iluminados en los accesos a la ciudad; en el interior hubo importantes restricciones de tráfico. La seguridad corrió a cargo de cerca de 2.500 personas pertenecientes a Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Municipal”.

“El operativo que no contempló ninguna parada en el recorrido, empleó 4 emisoras de radio, 2 sistemas de informática, 133 equipos receptores y transmisores móviles, 188 vehículos móviles de cuatro ruedas y 38 motocicletas con equipos de transmisión, 7 perros especialistas, 2 detectores de metales, 3 detectores y desactivadores de explosivos, 1 grupo electrógeno y 3 unidades móviles de iluminación”.

Juan Pablo II recibe del alcalde de Zaragoza, Ramón Sáinz de Varanda, una distinción de la ciudad / H.A

La visita del Papa a Zaragoza, llenó los escaparates de los principales comercios de motivos para recordar para siempre. La revista ‘El Pilar’ tuvo una de sus ediciones más numerosas y dedicó a la visita del Papa su imagen de portada.

En la Basílica del Pilar, se conservan los detalles en forma de placas conmemorativas que recuerdan a los visitantes las fechas en las que el Santo Padre visitó Zaragoza y también reflexiones y pensamientos del Sumo Pontífice.

Oración que conmemora la presencia de Juan Pablo II en Zaragoza / H.A

LAS REFLEXIONES DEL PAPA JUAN PABLO II

“Los caminos marianos me traen esta tarde a Zaragoza en su viaje apostólico por tierras españolas. El Papa se hace hoy peregrino a las riberas del Ebro a la ciudad mariana de España al Santuario de Nuestra Señora del Pilar. Veo así cumplir un anhelo que ya antes deseaba realizar de postrarme como hijo devoto de María ante el Pilar Sagrado siguiendo a tantos millones de fieles que me han precedido. Vengo como primer Papa peregrino al Pilar a ponerme bajo la protección de Nuestra Madre Virgen Santa del Pilar. Asiste maternalmente a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad“, expresó el papa Juan Pablo II el día 6 de noviembre de 1982.

A continuación una nueva placa que se corresponde con una reflexión enviada por San Juan Pablo II y su transcripción para tu lectura:

En la peregrinación espiritual mariana de hoy deseo dirigir mi pensamiento a la Virgen del Pilar de Zaragoza (España) cuya Basílica tuve el honor de visitar. Este Santuario venerable construido a las orillas del Ebro es un símbolo grandioso de la presencia de María desde los comienzos de la predicación de la buena nueva en la península ibérica.

Placa con la reflexión enviada por Juan Pablo II a la ciudad de Zaragoza / JAV

Según la tradición local muy antigua la Virgen María se apareció al apóstol Santiago en Zaragoza para confortarlo y le prometió su ayuda y su asistencia materna en la obra de la predicación apostólica.

Más aún como signo de su protección ella dejó una columna de mármol que a lo largo de los siglos ha sido guardada devotamente en la Santa Capilla. Desde entonces El Pilar de Zaragoza es considerado como el símbolo de la firmeza de la fe de los españoles.

Juan Pablo II (15-11-1987)

*Julio Antonio Vicente es redactor de HOY Aragón. Podrás leer más sobre él, y la ciudad de Zaragoza, en su blog ‘Le hablo a Zaragoza‘.