Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Aragón ha asumido hoy la presidencia de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, que le ha cedido la región francesa de Nouvelle-Aquitania, con el fin de dotar a este organismo de mayor capacidad política y convertirlo en un “lobby” para la interlocución común de los territorios pirenaicos ante Bruselas.

La CTP ha celebrado hoy en Biarritz (Francia) su 35 cumpleaños con una sesión plenaria de los siete territorios que la forman: Andorra, Nouvelle-Aquitania, Occitanie/Pyrénées-Méditerranée, País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña (aunque finalmente no ha acudido ningún representante de esta comunidad).


Publicidad


En este sentido, los presentes en el plenario han dejado constancia de la “profunda” preocupación por esa ausencia.

LAMBÁN PRESIDIRÁ PARA “IR MÁS ALLÁ”

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha recibido de la mano del de Nouvelle-Aquitania, Alain Rousset, el testigo de la presidencia de este órgano de cooperación y se ha mostrado dispuesto a “estar a la altura de esta magnífica herencia” con, entre otras cosas, la finalización de la elaboración de la Estrategia del Pirineo 2018-2024 que pretende que trascienda de lo técnico e insista en la “práctica política”.

Es decir, dar un “salto cualitativo” para “ir más allá” de la gestión y del planteamiento “concreto” de cada región” y convertir a la CTP en un “instrumento político” que impulse proyectos “de toda la zona, de todas y cada una de las regiones”.

Ha hecho en este sentido suyas las palabras de la representante del Gobierno vasco, Marian Elorza, quien según Lambán ha hablado de la CTP como un “lobby” con el objetivo de “ser interlocutores más fuertes y eficaces” ante la Unión Europea y de recabar la máxima financiación posible de los diversos fondos europeos.

Lambán ha asegurado que, “más allá o acá” de los intereses supranacionales que también encarna la Unión, se trata de que las regiones trabajen “codo con codo”, incluida “por supuesto” Cataluña ha enfatizado el presidente, “cuya normalización política la traerá de nuevo a trabajar sin ningún tipo de reticencia en este ámbito de cooperación”.

Ha agregado que la recuperación de la confianza en Europa puede venir, “quizá”, no de “grandes declaraciones”, sino de ejercicios como este de la CTP.

LOS CUATRO EJES

La Estrategia del Pirineo que se desarrollará pues bajo la presidencia de Aragón se centra en cuatro grandes ejes: clima y medio ambiente; demografía; movilidad y conectividad, y gobernanza y capitalización.

Y, en especial, las prioridades de la presidencia aragonesa, según fuentes de su Gobierno, pasan por la demografía en cuanto a la despoblación, dispersión y envejecimiento de la población, y por la movilidad, referente a transportes y nuevas tecnologías.

En este último aspecto, Lambán ha agradecido a los representantes del resto de territorios que hayan aceptado incluir en la declaración que se ha firmado hoy la reivindicación de la apertura de la línea férrea internacional Zaragoza-Canfranc-Pau, uno de los proyectos comunes más importantes entre Aragón y Nouvelle-Aquitania, un “viejo sueño aragonés” que ha dado ante la UE un paso “irreversible” para su recuperación, ha dicho el presidente aragonés.

Pero si hay un proyecto que marca el interés común de todos los territorios de la CTP es el corredor Cantábrico-Mediterráneo, calificado por Lambán como “elemento de prosperidad” para Valencia, Aragón, Navarra, La Rioja, País Vasco y Cantabria, al suponer la unión del corredor Atlántico con el Mediterráneo.

Este corredor es, aseguran las fuentes, “la mejor herramienta para canalizar la mercancía absorbida por los puertos de manera fluida, económica y medioambientalmente sostenible, potenciando el desarrollo económico y la logística europea”.

LA DECLARACIÓN COMÚN

Los representantes de los territorios han firmado hoy una declaración común entre cuyos puntos destaca la necesidad de afrontar los retos de la UE, como el “brexit”, la crisis migratoria, el terrorismo y los problemas económicos, pero también los nacionalismos “que mezclados con los populismos son disolventes y producen quiebras en la convivencia y daños absolutamente irreversibles”.

Las regiones de la CTP creen que éste es “un ejemplo único en el marco de la UE”, donde diferentes territorios gestionan un programa de cooperación transfronterizo de los Fondos Feder, como los que nutren el Programa Operativo Poctefa, dotado con 190 millones de euros para seis años y que ya ha conseguido financiación en dos convocatorias dotadas con casi 140 millones.

En la última, Aragón ha conseguido aprobar 29 proyectos que supondrán una inversión superior a los 25 millones de euros