Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Zaragoza en Común (ZEC), hace pocos meses, emprendió una batalla laicista contra la Iglesia Católica. A juicio del Gobierno de ZEC, con su alcalde Pedro Santisteve a la cabeza, la propiedad de la Catedral de La Seo no había sido legalmente bien inscrita -inmatriculada- en el Registro de la Propiedad por la Iglesia Católica.

De hecho, hasta la Justicia tuvo que suspender un acuerdo de gobierno que reclamaba las inmatriculaciones que el Arzobispado de Zaragoza hizo a finales de los 90, en templos como la Catedral de La Seo o la Iglesia de La Magdalena.


Publicidad


En el día de hoy, a través de una pregunta parlamentaria del PSOE en el Congreso de los Diputados, el Gobierno de España ha aclarado que maneja un listado de todos los bienes inmatriculados por la Iglesia católica desde 1998 hasta la derogación del artículo que permitía esta práctica. 

Y ha destacado el Gobierno que todas estas inmatriculaciones son “plenamente válidas” por lo que no ve “procedente realizar ninguna acción”. Una aclaración que señala a las fuerzas políticas -incluida a Zaragoza en Común- que durante los últimos meses han emprendido acciones legales -o movilizaciones sociales- para cuestionar la propiedad de estos templos por parte de la Iglesia Católica.

TODAS LAS INMATRICULACIONES

El Gobierno de España, por su parte, ha señalado que el Ministerio de Justicia ha pedido al Colegio de Registradores de la Propiedad una relación de todas las inmatriculaciones llevadas a cabo por la Iglesia en virtud del artículo 206 de la Ley Hipotecaria.

Este artículo fue derogado en 2015 y, a partir de entonces, esta práctica que contemplaba el privilegio de la Iglesia de equiparar al personal diocesano con los funcionarios públicos y le permitía realizar la primera inscripción de un bien en el Registro de la Propiedad, dejó de ser legal.

Según responde el Ejecutivo, todas las inmatriculaciones de bienes por parte de la Iglesia Católica llevadas a cabo hasta la modificación de la Ley Hipotecaria “se han realizado al amparo de la ley y cumpliendo con la legalidad vigente en cada momento”.

A partir del 25 de junio de 2015 -fecha en la que se modificó dicho texto- “para practicar inmatriculaciones a favor de la citada Iglesia, deberá acudirse a los medios inmatriculadores ordinarios”, señala.

“Pero las inmatriculaciones practicadas con anterioridad son plenamente válidas” y “los asientos del registro están bajo la salvaguardia de los Tribunales y producen todos sus efectos mientras no se declare su inexactitud en los términos establecidos en la Ley”.

Por tanto, el Gobierno concluye que “no se entiende procedente realizar ninguna acción por considerarse que no hay ninguna legalidad conculcada“.

Entre los bienes inmatriculados por la Iglesia en ese periodo de tiempo se encuentran, entre otros, la Mezquita-Catedral de Córdoba, la catedral de La Seo Zaragoza, las murallas de Artá (Baleares), las tres ermitas de Sangüesa (Navarra), la Ermita de Iguacel (Jaca) o la Plaza del Pocito (Córdoba)