Viernes, 24 de Noviembre de 2017

El presidente de Aragón, Javier Lambán, pidió ayer al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, a reformar el sistema de financiación autonómica y a primar a aquellas comunidades que utilizan sus instrumentos fiscales para financiar unos servicios públicos de calidad, según fuentes gubernamentales.


Publicidad


El presidente de Aragón advirtió de que las comunidades deben ser corresponsables fiscalmente -según las mismas fuentes- y utilizar sus propios instrumentos de recaudación para financiar unos servicios públicos de calidad, por lo que ha instado al ministro a “penalizar” a aquellos gobiernos autonómicos que no lo hagan y a “primar” a quienes sí lo hagan.

AGRAVIOS FISCALES

El jefe del Gobierno aragonés defendió que la comunidad está intentando ser “cumplidora y leal” con el Estado reduciendo el déficit y pagando a la vez a sus proveedores, además de tratar de financiar adecuadamente la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Por ello, confía el presidente aragonés en que desde el Gobierno de España se evite una guerra entre comunidades en materia fiscal. Principalmente, en el impuesto de Sucesiones.

Publicidad

Es decir, desde la DGA, lejos de la intención de bajar los impuestos autonómicos para equiparar la comunidad con otras comunidades -Aragón será en 2018 la comunidad con los impuestos más altos para las clases medias- espera que sea el Gobierno de España quien armonice los impuestos.

Junto a esta petición, Lambán reiteró la necesidad de reformar urgentemente el actual modelo de financiación autonómica para que se puedan afrontar los costes reales de los servicios públicos que prestan las comunidades autónomas y ha insistido en que sin una financiación adecuada, están abocadas a la inviabilidad.

Lambán obsequió al ministro con el libro “Tejidos de vecindad”, editado con motivo de la exposición “Dicen que hay Tierras al Este“, en la que se abordan los vínculos históricos entre Aragón y Cataluña.