Sabado, 16 de Diciembre de 2017

Las regiones pirenaicas de Aragón y Aquitania (Francia) han acordado, en el día de hoy, presentar un documento ante la Unión Europea para obtener la subvención necesaria para financiar el proyecto de reapertura de la línea internacional ferroviaria Canfranc-Oloron.


Publicidad


El acuerdo ha sido suscrito en el pueblo de Canfranc por los presidentes de Aragón Javier Lambán, y de Aquitania Alain Rousset, en presencia del director de Transporte de la Unión Europea, Herald Ruijters.

También ha estado presente en el acto el Consejero de Vertebración del Territorio y Movilidad, José Luis Soro, principal artífice del impulso definitivo que toma el Canfranc desde hace meses.

“Superando las conexiones perdidas entre Francia y España: estudios para la rehabilitación de la sección ferroviaria transfronteriza Pau-Zaragoza” es el título del dossier que se presentará en Bruselas.

14,7 MILLONES PARA SOÑAR

El proyecto, con un coste de 14,7 millones de euros que financiará Europa en un 50 por ciento, prevé el desarrollo de un conjunto de estudios con la “madurez necesaria” para posibilitar la rehabilitación y mejora de la línea internacional y propiciar su reapertura para el tránsito internacional de pasajeros y de mercancías.

El objetivo principal es preparar los procedimientos de diseño y autorización necesarios para la ejecución de las obras, tanto en la sección ferroviaria española como en la francesa.

El proyecto global supondrá la puesta en funcionamiento de un tercer paso ferroviario transfronterizo a través de los Pirineos, ofreciendo una ruta alternativa a los pasos fronterizos costeros para conectar “mejor” la Península Ibérica a la RTE-T y contribuir al cambio modal de la carretera por el ferrocarril.

LA IMPORTANCIA LOGÍSTICA

La acción propuesta también contempla el acceso a las plataformas logísticas de PLAZA, en Zaragoza, y PLHUS, en Huesca, para servicios interoperables de transporte de mercancías, configurando la línea ferroviaria como un eje “fundamental” para la logística.

En este sentido, el dossier habla específicamente de la importancia de la reapertura para estas superficies logísticas, pero también para el aeropuerto de Zaragoza, el puerto marítimo y la conexión entre los puertos del eje Cantábrico – Mediterráneo, a través de Teruel.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha anunciado durante el transcurso del acto que el ritmo de inversiones se mantiene ya que, según le ha confirmado el ministerio, en el primer semestre de 2018 se licitará el contrato para la redacción de proyectos.

Este compromiso, ha añadido, se materializará en los próximos Presupuestos Generales del Estado a través de una partida plurianualizada de 72 millones de euros.

Antes de finales de este año está previsto que el Ministerio de Fomento ejecute cuatro proyectos de mejora integral de la línea y de adaptación para el tráfico internacional, de acuerdo con las dotaciones previstas en los presupuestos estatales para el período 2017-2020.

Lambán se ha congratulado de la inclusión de las plataformas logísticas en el dossier al entender que “garantiza” el futuro de este sector estratégico de la Comunidad aragonesa.

También ha reiterado que “la decisión de Bruselas de apoyar nuestro proyecto ha abierto las puertas de par en par a que la reapertura del Canfranc sea una certeza, siendo ya un paso irreversible“.

LA UE FINANCIA EL 40% DEL COSTE

Lambán ha indicado que “lo más importante” es que los pasos iniciales dados posibilitarán que la Unión Europea pueda financiar el 40 por ciento del coste del proyecto de reapertura, cifrado en torno a los 500 millones de euros.

Lambán ha insistido en que la reapertura del Canfranc es “fundamental” para el desarrollo logístico de la Comunidad a fin de dotar al territorio de unas buenas conexiones con los puertos, y al mismo tiempo de una conexión eficiente a través del Pirineo Central.

Ha destacado, además, que el “éxito” de la acción ha sido plantear la reapertura como “un proyecto transfronterizo y transnacional“, y al mismo tiempo “ir de la mano con Francia”, algo, ha resaltado, que ha sido “bien entendido” por Bruselas.