Jueves, 20 de Septiembre de 2018

La capacidad de los embalses de la cuenca hidrográfica del Ebro se sitúan al 47 por ciento con un total de 3.592 hectómetros cúbicos de los 7.639 que pueden albergar, tras aumentar la última semana un 3,6 por ciento.

Las lluvias de los últimos días no compensan la sequía causada por un invierno seco. Y por tanto, los ríos y pantanos en la cuenca del Ebro se encuentran en estado de emergencia.


Publicidad


Según los datos proporcionados hoy por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en la misma semana del año pasado la situación era de 4.425 hectómetros cúbicos, el 57,9 por ciento del total.

El promedio de los últimos cinco años DE 2012 A 2016 se sitúa en el 64 por ciento con 4.888 hectómetros cúbicos.

El embalse de Camarasa, en el Noguera Pallaresa de la cuenca del Ebro / EP

Asimismo, el mínimo del último lustro para esta misma semana se remonta a 2016, con una capacidad de 4.425 hectómetros cúbicos.

En la actualidad, el agua embalsada no supera el promedio de los últimos cinco años y está por debajo de la cifra del año pasado, recuerda la Confederación Hidrográfica del Ebro.

La energía hidroeléctrica potencial en esta fecha es de 1.963 GWh, lo que representa un 46 % de la capacidad energética máxima de la cuenca.