Miércoles, 13 de Junio de 2018

La empresa Samag Bedding invertirá seis millones de euros para generar diez puestos de trabajo directos en una planta de alta tecnología en Villel (Teruel), donde producirá virutas de madera ecológica para camas de animales capaces de controlar los insectos y microorganismos.

El Consejo de Gobierno ha declarado hoy de interés autonómico esta inversión, que posibilitará la construcción de la primera planta española de alta tecnología en la producción de virutas de madera ecológica para camas de animales a partir de materia prima procedente de explotaciones forestales sostenibles.


Publicidad


Fuentes del ejecutivo autonómico precisan que la instalación aspira a ser la mejor planta de Europa y la única a nivel mundial con una patente desarrollada capaz de controlar los insectos y microorganismos patógenos que viven y crían en las camas de los animales.

La producción irá orientada a cubrir la demanda de granjas avícolas, bovinas, ovinas, caprinas y porcinas, así como de las cuadras de caballos de monta. Los principales clientes serán las hípicas de Arabia Saudí, Estados Unidos y Reino Unido, además de las nacionales.

6 MILLONES DE EUROS

La inversión de seis millones de euros permitirá construir una planta de alta tecnología electromecánica, con la componente biotecnológica de impregnación, para obtener virutas de alta calidad con dimensiones y características variables de acuerdo al mercado de destino.

Esta inversión permitirá la producción durante 8 horas laborables, pudiendo duplicarse mediante un segundo turno en posteriores fases. Inicialmente está previsto crear 10 puestos de trabajo directos y 25 indirectos aproximadamente, y existe un compromiso de actividades de formación a gran escala.

Además, según las fuentes, este proyecto impulsará una gestión sostenible de los montes de la región que comporte la explotación forestal, controlada y de calidad, mediante la tala selectiva de pinos y actividades de limpieza de montes.

La declaración como inversión de interés autonómico permite reducir a la mitad los plazos ordinarios de los trámites establecidos en los procesos administrativos. Esta declaración se concede a proyectos de inversión que potencien la creación de nuevo empleo e incentiven la actividad económica aragonesa.