Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza prevé reducir unas 85 toneladas las emisiones de CO2 anuales gracias a la instalación de placas fotovoltaicas en cuatro edificios municipales: el cuartel de la Policía Local de La Paz, el parque de bomberos de Valle de Broto, el edificio de Vialidad y el Pabellón Siglo XXI.


Publicidad


El alcalde, Pedro Santisteve, quien ha visitado hoy dicho cuartel junto a la responsable de Medio Ambiente y Movilidad, Teresa Artigas, la de la Policía Local, Elena Giner, y la concejala de CHA Leticia Crespo, ha declarado a los medios que introducir el cambio de modelo energético desde las energías basadas en el carbón a las renovables requiere de apuestas “decididas e innovadoras” como esta.

Ha enmarcado estas medidas, procedentes de una enmienda presupuestaria de CHA por un importe de 200.000 euros, dentro de la Estrategia 2020 para reducir un 20 por ciento las emisiones de CO2 antes de dicho año, lo que ya ha permitido ahorrar a la ciudad 4 millones de euros.

Del mismo modo, ha confiado en que con estas medidas, junto a otras en el ámbito de la movilidad, como el uso de vehículos híbridos y eléctrico, se pueda cerrar el círculo del autoconsumo sostenible.

La representante de CHA, por su parte, ha agradecido la implicación del equipo de gobierno y que haya asumido uno de los proyectos “bandera” de su formación en materia de energías renovables y sostenibilidad.

Más allá de los datos, Crespo ha destacado que lo más importante es que cuando una institución pide ejemplo a los ciudadanos para que ahorre, reciclen o adopten medidas de eficiencia energética, lo que tiene que hacer es “dar ejemplo”, y en este momento el Ayuntamiento lidera el compromiso con las energías verdes.

Una institución, ha continuado, no podría pedir este esfuerzo si introduce impuestos como “el impuesto al sol” o pone trabas a las energías renovables, en referencia al Gobierno de España.

Por su parte, la concejala Teresa Artigas ha señalado que estas placas no cubren al cien por cien las necesidades del edificio, si bien entre estas instalaciones y las medidas adoptadas en materia de eficiencia energética sí que espera llegar al objetivo de reducción del 20 por ciento de emisiones para 2020.

En este sentido, ha recordado que la electricidad que consume el Ayuntamiento es “cien por cien renovable” desde noviembre del año pasado.

Además, Artigas ha indicado que la previsión es que para 2018 el Gobierno haga suya la enmienda de CHA y la instalación de placas fotovoltaicas llegue a seis edificios municipales más.

A principios de año, cuando estén disponibles los datos de consumo de todos estos edificios, se podrá hacer una valoración del ahorro que se podría alcanzar gracias a estos paneles, ha concluido