Viernes, 20 de Julio de 2018

El urdidor de la compraventa ilegal emprendida por la Generalitat para conseguir los bienes de Sijena, Jordi Bonet, ha reconocido en una entrevista con la Agencia Catalana de Noticias (ANC) que “Aragón no sería nada si no hubiera sido por Cataluña“.

De esta manera, el exdirector general de Patrimonio Cultural de la Generalitat se apunta el tanto de haber sido el artífice de la compraventa ilegal. En dicha entrevista, reconoce que compraron las obras de arte del Monasterio de Santa María de Sijena para “salvarlas“.


Publicidad


Las declaraciones, que han generado un gran revuelo en la localidad oscense y en el seno del Gobierno de Aragón, no ahondan en los detalles más precisos sobre la operación porque, según Bonet, “fue hace una pila de años”.

Junto a ello, entiende que el juicio sobre las obras de arte de Sijena, que determinó la Audiencia Provincial de Huesca su devolución a Monasterio oscense, se sustenta en una lucha política porque “Aragón no sería nada si no hubiera sido por Cataluña”.

El exdirector general apunta que desde la Generalitat se desembolsó “diez millones de pesetas, lo que nos pidieron, sin regatear“.

Y destaca que desde Aragón se ha intentado señalar a Cataluña por haber “maltratado” las obras de arte de Sijena, cuando “es totalmente falso”.