Miércoles, 18 de Julio de 2018

Los trabajadores de la factoría de Figueruelas, perteneciente al grupo PSA-Opel, ha votado ‘sí’ al preacuerdo de convenio colectivo pactado entre la dirección y el comité de empresa, hace 48 horas.

Concretamente, han refrendado el preacuerdo 2.827 trabajadores frente a los 2.008 que han rechazado el marco laboral. El ‘sí’ garantiza, siendo la mejor noticia, la continuidad de la producción del Opel Corsa en la planta zaragozana.


Publicidad


Sin duda, la decisión final de los trabajadores en referéndum es un soplo de aire fresco para una factoría que ha vivido sus días más tensos desde la compra del grupo PSA a General Motors.

El acuerdo marco, en cuanto a los salarios, precisa que el primer año (2018) se congelan y se incrementará en un 50% del IPC en los dos siguientes (2019 – 2020) y un 60 % en 2021 y 2022.

Por otro lado, se reducen las pausas a 5 minutos a partir de 2019, y que se compensarán con días de fiesta. Se readmiten a los trabajadores temporales y se recupera el contrato relevo.

Las condiciones laborales de la compañía se mantendrán durante los próximos cinco años.

SATISFACCIÓN

Este acuerdo laboral, ha afirmado la compañía PSA-Opel en una nota de prensa, asegura a la planta de Figueruelas “su futuro sostenible”, que solo se puede construir desde la competitividad y productividad en comparación con otras plantas del grupo PSA, y con el resto de fábricas de la competencia.

A pesar de los “nervios” por el riesgo de que ganara el no, la presidenta del comité, Sara Martín, ha hecho hincapié en que el apoyo al convenio representa la voz de la plantilla y “al menos garantiza un futuro” a la factoría, a la espera de la llegada de la producción del nuevo Corsa, en noviembre de 2019.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado tras conocer el resultado del referéndum que “ahora toca pensar en recompensar los esfuerzos“. Y también que la decisión de los trabajadores es una “gran alegría por el resultado”, señala.