Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

El Ayuntamiento de Zaragoza tiene decenas de edificios y equipamientos municipales que se encuentran cerrados y sin utilizar.

Y desde Ciudadanos, hemos impulsado diversas iniciativas al respecto. Las cuales han sido aprobadas por unanimidad en el Pleno del Ayuntamiento, pero nunca se han activado.

De todo el catálogo de edificios municipales vacíos hay dos que destacan sobremanera. Y no por su deterioro o por estar sin actividad, sino por la peculiar situación en la que se encuentran. Hablamos de la cárcel de Torrero y del antiguo Instituto Luis Buñuel, en el que hoy me quiero centrar.

El ‘Centro Social Comunitario Luis Buñuel’, en el ojo del huracán / H.A

El antiguo instituto Luis Buñuel es -a día de hoy- oficialmente un edificio vacío, según el Ayuntamiento. Sin embargo, tiene actividad.


Publicidad


El edificio vive una situación de alegalidad desde hace muchos años con el nombre de ‘Centro Social Comunitario‘, el cual disfruta de las instalaciones sin que haya ningún contrato de cesión. Y el Ayuntamiento, con el dinero de todos, paga la luz, la calefacción y el agua del centro.

Es decir, unos disfrutan de una instalación municipal a coste cero y el resto de los zaragozanos pagamos los suministros sin que haya inspecciones o vigilancia que aseguren el cumplimiento de la normativa de las actividades que allí se realizan.

“En el Luis Buñuel disfrutan de una instalación municipal a coste cero y el resto de los zaragozanos pagamos los suministros sin que haya inspecciones”

Ante esto, en Ciudadanos pedimos reiteradamente algo tan simple como un proceso participativo. Un mecanismo que conoce a la perfección el equipo de Gobierno pero que sólo lleva a término de manera ocasional.

Imagen inédita de la fiesta antifascista organizada en el Centro Luis Buñuel el pasado mes de noviembre. El centro fue multado con 600 euros por su uso ‘alegal’ esa noche tras recibir varias denuncias de los vecinos / AS

Queremos que sean los vecinos del Casco Histórico quienes puedan decidir, entre las propuestas viables que se presenten, qué quieren que sea el antiguo Instituto Luis Buñuel. Pero al Gobierno de Zaragoza, autodenominado de la gente y de la participación, este escenario no le conviene.

“No vaya a ser que en una votación la sociedad decida que este equipamiento sea, por ejemplo, un Centro Cívico. Y los colectivos cercanos al alcalde (y a Zaragoza en Común) tengan que compartir el uso de este equipamiento.

“No vaya a ser que en una votación se decida que sea un Centro Cívico. Y los colectivos cercanos al alcalde tengan que compartir el uso de este equipamiento”

No estamos solos en esta reivindicación, muchos vecinos, colectivos sociales y la mayoría del pleno municipal quieren lo mismo.

Por eso desde aquí le pido al Sr. alcalde Pedro Santisteve que escuche la voluntad del Pleno -y de la gente-. Y permita que voten decidiendo el futuro del antiguo instituto Luis Buñuel.