Viernes, 20 de Julio de 2018

El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ha explicado hoy que el Gobierno ha llamado la atención a la empresa encargada de la construcción del nuevo hospital de Alcañiz y que, si persisten los problemas, la única solución legal sería rescindir el contrato, aunque sería “fatal para todos”.

En respuesta a una interpelación formulada por Podemos en torno a la asistencia sanitaria en la provincia de Teruel, el consejero ha reconocido que está “muy preocupado” por la construcción de hospitales, aunque se ha mostrado “convencido” de que el de la capital se va a licitar este año.


Publicidad


“Hospitales, dos; piedras, una; fotos, muchas; e incumplimientos, todos”, ha protestado la diputada de la formación morada Marta Prades, quien ha ido más allá y ha afirmado que Celaya “se está cubriendo de gloria”, ya que cree que su gestión en la provincia de Teruel tiene más de “postureo” que de trabajo efectivo.

Le ha pedido que sea “honesto”, que diga a todos los turolenses lo que tiene pensado hacer con estos dos hospitales, que el año y medio que resta de legislatura aproveche para mostrar resultados y, así, se vaya “con la conciencia tranquila” de hacer aportado algo a la sanidad, sobre todo a la del medio rural.

Prades ha denunciado falta de equidad en la atención sanitaria en Aragón y lo ha ejemplificado comparando el año de demora que hay para la primera consulta en dermatología en Alcañiz con los tres meses que hay en el sector 2 de Zaragoza, lo que cree que discrimina a los habitantes de las zonas rurales.

Plazas de especialistas sin cubrir, falta de pediatras, de sustitutos en vacaciones, cierre de tres consultorios rurales, amortización de plazas y un “tetrix” en atención primaria en localidades como Monroyo, Calaceite, Mas de las Matas, Peñarroya o Fuentespalda son otros de los ejemplos que, a su juicio, demuestran esa falta de equidad.

¿SIN HOSPITAL?

Con respecto al nuevo hospital de Alcañiz, ha subrayado que “poner una piedra no es construir” y ha asegurado que la empresa (OHL-Dragados) se está pasando el contrato “por el arco del triunfo“.

Por su parte, Celaya ha rechazado entrar en el juego de enfrentar a unos ciudadanos con otros, algo que ha situado en el contexto de mayor cercanía a las elecciones, en el que los representantes políticos salen a decir que son “menos que el resto”.

Ha reivindicado que su departamento está trabajando en la construcción de infraestructuras, la implantación de las nuevas tecnologías, la consolidación del personal o la innovación en la gestión, como muestran las 700 plazas fijas convocadas por el Gobierno de Aragón, la primera Comunidad Autónoma que lo hace, el mantenimiento del centro de salud, los nuevos hospitales, los equipamientos o la interconsulta virtual, que ha considerado interesante para el medio rural.

En este sentido, ha insistido en que en Teruel hay un mayor promedio de médicos por población que en cualquier provincia española o europea: uno por cada 700 habitantes, uno por cada 500 si se excluye la capital.

“Este Gobierno no ha recortado ni una plaza en atención primaria”, ha añadido, pero ha instado a ser “realistas”, ser “conscientes de las dificultades” y no hacer “brindis al sol”.