Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Vamos camino de los tres años de gobierno de Zaragoza en Común, con el alcalde Santisteve a la cabeza. Poco a poco hemos ido descubriendo que las siglas de ZEC no eran simplemente una coalición de partidos, sino un caballo de Troya.

Con falsos argumentos como la transparencia, la participación y el diálogo fabricaron un armazón con el que se colaron en el ayuntamiento, y una vez dentro, han sacado sus armas: la mentira, la traición, las decisiones unilaterales y el autoritarismo dictatorial.


Publicidad


Para ZEC todo vale, el fin justifica los medios, y han ido utilizando sus artimañas para conseguir el poder que no fueron capaces de conseguir ni en las urnas, ni con el diálogo y el consenso con otros partidos.

Han ido saliendo del caballo troyano poco a poco, supongo que pensando que así no nos daríamos cuenta. Firmaron un código ético diciendo que los cargos políticos y los de confianza cobrarían 2,5 veces el SMI pero todos cobran por encima de eso, y luego a alguno incluso le suben el sueldo.

Dijeron que querían reducir asesores pero tienen más que el gobierno anterior.

“Para ZEC todo vale, el fin justifica los medios, y han ido utilizando sus artimañas para conseguir el poder que no fueron capaces de conseguir ni en las urnas”

Prometieron que venían a acabar con la utilización de las instituciones con fines partidistas pero algunas de las asociaciones y organizaciones afines a ZEC son beneficiarias de subvenciones. O son contratadas, o ven financiados sus proyectos directamente desde su grupo municipal, o incluso les ceden el uso de edificios municipales arbitrariamente como en el caso del Luis Buñuel.

Venían a traer la transparencia pero nos ocultan informes en cajones, o llevan información a Fiscalía a escondidas. Representaban a la gente, pero sólo dejan que tenga voz su gente, imponiendo decisiones sin participación alguna.

Vendieron que eran sinceros, y mintieron al Justicia de Aragón. Proclamaban que sólo les movía el interés de los vecinos, pero le pidieron al Gobierno de Aragón un sillón en el consejo de la Radio Televisión Aragonesa.

Esos son los verdaderos intereses de los dirigentes de ZEC, esto es lo que escondía el troyano.

Y por si a alguien le quedaba alguna duda, esta semana han tomado al asalto las mayorías en los consejos de administración de las sociedades públicas municipales.

Traicionando lo acordado con todos los grupos en junta de portavoces, porque esas sociedades -hasta ahora- reflejaban los votos obtenidos democráticamente en las elecciones municipales por cada partido.

“Venían a traer la transparencia pero nos ocultan informes en cajones. Representaban a la gente, pero sólo dejan que tenga voz su gente”

Ahora, las sociedades las gobierna ZEC. Es la primera decisión que han adoptado en cuanto la Ley de Capitalidad se lo ha permitido (que no obligado).

Exactamente la misma decisión que adoptó el PP de Gallardón en Madrid en cuanto la Ley de Grandes Ciudades se lo permitió, consiguiendo vía decretazo autoritarista lo que las urnas no le habían dado.

Qué se lo hagan mirar.