Martes, 25 de Septiembre de 2018

Zaragoza: Las imágenes que deberían de avergonzar a una ciudad (y a sus políticos)

El número de asentamientos chabolistas en Zaragoza muestra la cara B de una ciudad poco conocida.

¿Una ciudad que aspira a estar en la vanguardia urbana o en el foco turístico puede tolerar asentamientos chabolistas en sus calles? Es una pregunta que cada uno debe responder.

Concretamente, las imágenes que ilustran este artículo, detallan gráficamente la realidad que vive un asentamiento chabolista en las inmediaciones de la estación Delicias de Zaragoza.

Una imagen que evidencia la falta de un modelo social (como ciudad) para dar solución a una situación insostenible. Zaragoza no debería darle la espalda a sus ciudadanos, ¿no?

La zona chabolista de las Delicias está en un amplio solar entre el centro comercial Augusta y las vías férreas de la estación zaragozana. Las chabolas no se encuentran concentradas, y son de pequeño tamaño. La mayoría están cubiertas con chapas de metal y madera. 

La mayoría de los habitantes de estos asentamientos son hombres, entre los 27 y 45 años, según Cruz Roja. No hay, actualmente, una distinción en la convivencia entre los habitantes de nacionalidad española con los ciudadanos de otras nacionalidades.

El número de personas asentadas en el solar cercano a la estación Delicias se ha duplicado en un año. A día de hoy, viven más de 40 personas en las 13 chabolas construidas.

El asentamiento chabolista de la estación de Delicias se inició durante la crisis económica. Se tiene constancia por parte del Ayuntamiento desde principios de 2012.

Durante años han malvivido en condiciones durísimas, desde inviernos gélidos hasta veranos extremadamente calurosos. Con pocas pertenencias, el mejor salvavidas para protegerte del clima -y la vida- adversa es un colchón viejo, mantas sucias o un fuego en el exterior de la chabola.

Según datos oficiales, facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza el número de asentamientos chabolistas se ha reducido en el último año. En el año 2016 eran 53, hasta los 38 a finales del año 2017.

Fuentes municipales añaden que desde la concejalía de Servicios Sociales, dirigida por Luisa Broto (Zaragoza en Común), se está detallando un ‘Plan de atención para las personas sin hogar’ que viven en Zaragoza.

Después de un proceso participativo abierto a los colectivos sociales y expertos, se prevé que antes del inicio del verano se conozcan las conclusiones para redactar un documento marco para poder actuar contra esta injusticia.