Viernes, 20 de Julio de 2018

El Gobierno de Aragón se ha propuesto convertir el aeropuerto de Zaragoza en el referente de vuelos de pasajeros del Valle del Ebro reorientando su estrategia para captar aerolíneas que abran nuevas rutas por medio de una acción global que implique a las administraciones públicas y al sector privado.

Desde que el aeropuerto de Zaragoza registrara récord de viajeros en 2011, con 750.000, las cifras no han dejado de descender hasta quedarse en menos de 450.000 al año, y el objetivo es alcanzar entre 800.000 y 1.000.000, teniendo en cuenta que los viajeros potenciales, en el ámbito de influencia de Zaragoza, se cifran en 2,8 millones.


Publicidad


Ante esta realidad, el Gobierno de Aragón lleva meses trabajando en una estrategia que supere la visión “micro” que representa la aportación de recursos a una aerolínea cuando se firma un convenio para pasar a un acción global que actúe sobre la demanda y convenza a las compañías de que operar desde Zaragoza es viable y rentable.

EL AEROPUERTO DEL VALLE DEL EBRO

“El objetivo es que el aeropuerto de Zaragoza deje de ser el aeropuerto de Aragón y se convierta de verdad en el del Valle del Ebro”, mediante acciones de promoción aprovechando la renta de situación de la ciudad y su conectividad por carretera y ferrocarril, explicó ayer el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro.

El Gobierno de Aragón, remarcó, lleva muchos meses de reuniones con distintos agentes y también con compañías aéreas, especialmente en Fitur, que dieron como resultado las nuevas conexiones con Múnich y Venecia que comenzarán en junio.

Esos contactos con aerolíneas seguirán en los próximos días y meses, entre ellos en abril en una feria Bilbao -que ya están cerrados aunque no ha querido revelar el nombre de las compañías-, y se mostró convencido de que si todo funciona bien, este año, en la campaña de otoño-invierno, se verán resultados de incorporación de nuevas rutas a la oferta del aeropuerto, aunque la planificación para el inicio de los vuelos de las compañías requiera más tiempo.

Adecuar la oferta de rutas a la demanda, teniendo en cuenta el potencial que hay de viajeros particulares, por turismo, por negocios -en este caso se esperan los resultados de una encuesta a 10.000 empresarios para conocer sus necesidades de conexiones- e incluso de los estudiantes Erasmus y sus familias, potenciar la demanda real y potencial de las rutas tanto en destino como en origen mediante campañas de promoción e implicar a los actores clave son los pilares en los que se sustenta la estrategia.

ALEMANIA, FRANCIA O CHINA

Destacó José Luis Soro que este mes habrá contactos con Alemania, y los resultados de ese sondeo a empresarios respecto a destinos concretos serán fundamentales, y que desde el punto de vista turístico hay destinos claros en los que trabajar, como Francia, pero también que se tendrá que estudiar la fórmula de aeropuertos a través de los que el mercado chino puede llegar a Zaragoza.

Actualmente el aeropuerto de Zaragoza cuenta con ocho destinos anuales (Bruselas, Londres, Milán, Bucarest, Cluj Napoca, Tenerife, Tenerife Sur y Palma de Mallorca) y cinco estacionales (París, Venecia, Múnich, Ibiza y Menorca) de las compañías Ryanair, Wizz Air, Volotea, Vueling y Air Europa.

La meta a conseguir, enfatizó, es que el aeropuerto de Zaragoza sea referencia de una zona industrial, comercial y cultural mucho más amplia, fomentado la cooperación entre territorios en lugar de la competencia, y que sea una alternativa real a los aeropuertos de Madrid y Barcelona en las rutas que sea factible operar desde Zaragoza.

La clave de la estrategia es pasar de un modelo de relación con las aerolíneas de mera aportación de recursos a otro de acompañamiento, con una implicación “total” de las administraciones durante toda la duración de las rutas, y eso requiere, incidió, la implicación de las entidades privadas del ámbito empresarial, específicamente del turístico.