Miércoles, 18 de Julio de 2018

Que la estabilidad política del Ayuntamiento de Zaragoza gire (al menos de boquilla) sobre un proyecto como el de Pontoneros, dice mucho de la profunda sequía de ideas que atenaza al gobierno de Zaragoza en Común desde el inicio del mandato.

Si la mitad de los esfuerzos y denuedos del alcalde Pedro Santisteve y su equipo dedicados a este proyecto, se hubiesen dedicado a pensar un proyecto global de ciudad, es muy posible que no estuviéramos hoy donde estamos.

El proyecto de Pontoneros, convertido en santo y seña de la política de ZEC, consiste en un total de 63 apartamentos con servicios compartidos de aproximadamente 36 m2 en el antiguo Cuartel de Pontoneros.

Los números explican por sí solo el motivo por el cual los socialistas hemos rechazado en reiteradas ocasiones este proyecto transformado ya en una auténtica cabezonada del alcalde Santisteve y su lugarteniente Híjar.


Publicidad


El coste de construir cada uno de esos apartamentos está en torno a los 100.000 euros para un coste total de la operación de 6,3 millones de euros. Como referencia, las viviendas tuteladas de Las Fuentes, en total 80, cuestan 67.500 euros por vivienda. Un total de 5,4 millones. Ahí es nada la diferencia.

“El proyecto de Pontoneros dice mucho de la profunda sequía de ideas que atenaza al gobierno de Zaragoza en Común”

Pero además, el coste previsto para cada futuro inquilino ronda los 7,8 euros m2 para una vivienda en la calle Madre Rafols, de 36m2. Una vez más comparemos, y veremos que, según la web idealista.com el coste de una vivienda en la zona ronda los 7,7 euros m2. Y sin servicios compartidos. Con su cocina, su lavadora y su todo… Juzguen ustedes mismos.

Con estos datos roza el ridículo que el alcalde Santisteve y el concejal Híjar hayan hablado reiteradamente de Pontoneros como un proyecto de vivienda social.

De nuevo, datos: una vivienda del programa público de alquiler ‘Alegra tu vivienda’ cuesta 3,75 y 4,5 euros por m2. ¿En serio hablamos de vivienda social a más del doble de precio? ¿A quién se pretende engañar

El último episodio de este descomunal despropósito lo hemos vivido en el golpe de mano dado por el alcalde Santisteve para tomar el control de todas las sociedades municipales.

Un golpe de mano en el que, nuevamente, Pontoneros ha ocupado un papel protagonista, como justificación del golpe.

Un argumento desmontado tras el anuncio de Pablo Híjar de que el Pleno deberá autorizar el crédito necesario para poder acometer el proyecto, algo que desnuda de un plumazo las verdaderas intenciones de Santisteve.

Que no eran otras que el poder por el poder para nombrar a su antojo a sus amigos y a los amigos de sus amigos.

*Horacio Royo es asesor del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza.