Martes, 25 de Septiembre de 2018

La situación fiscal de la comunidad autónoma está siendo el verdadero dolor de cabeza del Gobierno PSOE-CHA. Y con varios frentes abiertos desde hace meses, los cuales, están lejos de disiparse hasta las elecciones de dentro un año.

Aragón es la comunidad con el impuesto de Sucesiones más alto, así como la segunda comunidad con el IRPF más alto a partir de 20.000 euros o, por otro lado, la batalla eterna entre la DGA y el Ayuntamiento de Zaragoza por el cobro del Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA).

Y todos los frentes tienen su epicentro en la política, y su eco produce una especial incidencia en la sociedad civil organizada para intentar derrocar los impuestos. Tanto el impuesto de Sucesiones como el ICA. Y está siendo una ‘guerra’ sin cuartel.

Sin embargo, el presidente del Gobierno Javier Lambán reconoció ayer -durante un debate parlamentario con Podemos sobre el ICA- que “la fiscalidad no se acuerda con la sociedad, ni aquí ni en ninguna democracia del mundo”, y por tanto, lo restringe al debate político entre los grupos parlamentarios.

UN ACUERDO POR EL ICA CON ZEC

Durante el debate sobre el ICA, Javier Lambán se mostró ayer dispuesto a llegar a un acuerdo bilateral con el Ayuntamiento de Zaragoza (Zaragoza en Común) para reducir los costes del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA) en la capital hasta en un 20 por ciento a partir de 2020 y para que pueda gestionar su cobranza.

El presidente, a su vez, apostó por derogar el actual Plan de Saneamiento y Depuración y construir uno nuevo, pese a que no es posible derogar todas las concesiones en marcha, además de cambiar el peso entre la cuota fija y la variable o aplicar criterios de progresividad.

Además, con el acuerdo alcanzado en la mesa técnica, consideró que el compromiso “pre-presupuestario” con Podemos para plantear una modificación del ICA está “cabalmente cumplido”, mientras que la formación morada cree que la mesa creada al efecto ha sido un “fracaso”.

Publicidad

Lamentó que organizaciones como la Red por el Agua Pública de Aragón (RAPA), presente ayer en la tribuna, se descolgaran de la mesa justo antes de llegar al acuerdo definitivo o que el Ayuntamiento de Zaragoza no asistiera a ninguna reunión reclamando una bilateralidad que “no procede en modo alguno”, dado que el ICA afecta a toda la comunidad autónoma.

Desde la formación morada, Nacho Escartín recalcó que el acuerdo alcanzado en la mesa aporta “muy poco” para modificar este impuesto “injusto” y no incluye ninguna propuesta concreta.

E insistió en que no rechaza pagar impuestos, pero sí el ICA, por ser “injusto”, “abusivo” y “bajo sombra de corrupción”.

Nacho Escartín, ayer en las Cortes de Aragón / CdA

Tres puntos principales debe contener la propuesta de reforma, en palabras del líder de Podemos Aragón: que ningún ciudadano pague más por el agua que la media española, anular las obras del antiguo plan para evitar la “quiebra financiera” y devolver la gestión a los ayuntamientos en los que sea factible para que esta sea “cien por cien pública y más económica”.

En el turno del resto de grupos parlamentarios, la portavoz popular, Mar Vaquero, centró su intervención en criticar la “mala conciencia” de Podemos, al que responsabiliza de que no se haya hecho “nada” para modificar el ICA por haber apoyado todos los presupuestos de la legislatura de Javier Lambán.

Publicidad