Domingo, 23 de Septiembre de 2018

La figura del voluntariado, por su labor desinteresada es valorada y reconocida por todos.

Aunque las personas que están al frente del Centro Municipal de Protección Animal en Peñaflor, no parecen apreciarlo. Por el contrario, el trato que se le da a los voluntarios es desconsiderado y, en ocasiones vejatorio.

Los voluntarios dedicamos cuatro horas de nuestros sábados a pasear a los perros, asearlos como podemos y dándoles todo el cariño que necesitan.

También atendemos a los posibles adoptantes. Incluso hemos realizado labores de limpieza y desescombro (que, aunque no son nuestras tareas, lo hemos realizado con la misma buena disposición).

Son cuatro horas bastante intensas pues el panorama que uno se encuentra es muy duro.


Publicidad


Al finalizar la jornada salimos no sólo con cansancio físico, sino también con un desgaste psicológico importante.

Y, ¿qué recibimos a cambio? En el mejor de los casos, absoluta indiferencia. No recuerdo que me hayan dado nunca las gracias por el trabajo realizado; al contrario, los malos modos y las contestaciones malhumoradas son el pan de cada día.

La exquisita educación de alguna de mis compañeras voluntarias ha sido, incluso, objeto de burlas y humillaciones.

El último incidente que me ha llevado a escribir esta queja públicamente, mediante una carta al director de HOY ARAGÓN, es mi exclusión del CMPA. Por motivos de trabajo, les comuniqué a la directora del centro Manuela García y a la coordinadora de los voluntarios Mili Muñoz que tendría que entrar una hora más tarde.

Su respuesta fue tajante: no podría volver más y me conminaron a abandonar el recinto de malos modos.

El CMPA está desbordado (más de 100 perros). Somos muy escasos los voluntarios que estamos dispuestos a pasar la mañana del sábado con ellos. De hecho, la mayoría no salen y se pasan semanas sin poder salir de sus cárceles, con el sufrimiento que eso conlleva.

Estamos tratando con seres vivos, seres que padecen las inclemencias del tiempo, la soledad, el miedo y la falta de atención igual que nosotros.

La dirección de un centro de estas características debería estar en manos de gestores bien preparados , dotados de altos niveles de empatía, donde primara el bienestar de los animales por encima de todo.

Lamentablemente, el sentido crítico no tiene cabida y la transparencia de las acciones tomadas por las responsables del CMPA está en tela de juicio.

Los sin voz, las decenas de perros y gatos allí encerrados son, como siempre, las verdaderas víctimas de dicha gestión.

Beatriz Casorrán fue voluntaria del Centro de Protección Animal de Zaragoza