Miércoles, 18 de Julio de 2018

Es el zaragozano más universal, sin ninguna duda. Es nombrar a Francisco de Goya y el arte impregna tu memoria con sus cuadros más conocidos.

E incluso en Aragón, todos son capaces de nombrar el minusculo pueblo de Zaragoza que le vio nacer, Fuendetodos.

Sin embargo, pocos conocen -o casi nadie- que el genio zaragozano era conocido cuando aún paseaba por las calles de Fuendetodos como Francho. Un nombre originario de Aragón, e incluido en los nombres propios de la lengua aragonesa.


Publicidad


Francisco de Goya era conocido como Francho Goya. De esta manera, aparece en parte de la correspondencia con su familia en sus primeros tiempos como pintor, primero en la capital aragonesa y luego en su breve estancia en Italia.

E incluso, a veces, el pintor firmaba como Francho Goya.

En una carta de Camilo Goya, hermano del pintor, al comerciante Martín Zapater -en octubre de 1783- se detalla como al hacer referencia a Francisco de Goya se le nombra como Francho, el antropónimo corriente en el Aragón de ese siglo, y que aún hoy persiste en zonas castellanizadas como la Ribera del Ebro (Alforque, Villamayor de Gállego…).

*Esta es la carta original:

Señor Don Martin y mi dueño: Al mismo punto que recivi el titulo de la Capellania de Chinchón, lo huviera participado a Vuestra Merced interesando en ello tanto su fino afecto, ofreziendola como la ofrezco ahora a su disposición, a no juzgar que estaba Vuestra Merced en Valencia como me avian escrito.

El no haberle á Vuestra Merced escrito luego que llegué açá, fué por no poderle dar las noticias que deseaba de Francho; pues este aunque Dios le ha dado fortuna y habilidad, esta es tan perseguida con tanto esfuerzo que ya que no son capaces de obscurecerla (pues no es Zaragoza este pueblo) le quitan la paciencia diciendo si ha dicho, si no ha dicho, y revolviendo con sus mentiras todo lo que pueden, pues en la hora que escribo tengo el corazón muy sobresaltado; siendo assi que no dice lo que podria decir, lo peor es que logran de este modo el que aborrezca la pintura, y no pudiendo quitarle la abilidad logran el que no continúe, ó al menos está expuesto á ello; porque no pueden sufrir que logre tanto obsequio ni alcance tanto honor de todos los demas. Bien puede Vuestra Merced perdonar, que no puedo escribir ni se lo que me escribo; pensaba escribir al señor don Juan Martin y no puedo, pero le escribiré; está en esta misma hora riñendo á favor de Bayeu y contra Francho el nuevo cuñado, y levanta la voz porque me han dado la capellania, y estoy que saltaria por el Rey de Francia.

Perdone Vuestra Merced mis defectos, atendiendo que solo pueden ser de entendimiento pues la voluntad siempre está deseosa de servirle. Y no ocurriendo mas mande Vuestra Merced a su mas afecto y seguro Servidor que

Besa La Mano de Vuestra Merced

Camilo de Goya

Francho no está ahora en casa; si huviera estado lo huviera sentido por la contienda.

Señor Don Martin Zapater.

Sin duda, el mundo conocerá para siempre al pintor zaragozano como Francisco de Goya y Lucientes.

Pero al menos, aunque sea como curiosidad o anécdota, no olvidaremos que también se le conocía como Francho en su Fuendetodos natal hasta dar el salto a la Villa de Madrid para catapultarse como uno de los mejores pintores de la historia de España.