Lunes, 16 de Julio de 2018

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha negado hoy que los accesos al Pirineo aragonés estén cerrados a causa del corte de la N-330 en Monrepós y de las afecciones sufridas por la A-32, vía alternativa de paso para el tráfico, y ha hecho un llamamiento a la tranquilidad.

Lambán ha hecho estas manifestaciones a los medios de comunicación tras mantener una reunión de urgencia con responsables municipales de Sabiñánigo, población situada al pie de la vertiente norte de Monrepós y una de las principales afectadas por el corte de la N-330.


Publicidad


El responsable político ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los habitantes de la zona y ha reiterado que todas las instituciones están trabajando “codo con codo” para que el problema se solucione “lo antes posible” y para que las afecciones hasta entonces sean “las mínimas”.

En este sentido, ha destacado que Fomento ha comenzado a trabajar para habilitar un desvío provisional en Monrepós que podría estar operativo en un plazo de 7 a 10 días.

Ha reiterado también que el acceso al Pirineo “no está en modo alguno cerrado”, que continúa abierto por otras vías y que intentarán evitar que cualquier evento en el Altoaragón se vea afectado por el estado actual del Monrepós.

NO HAY SOLUCIÓN DEFINITIVA

En cuanto a la solución definitiva, ha señalado que “todavía no existe”, que esta en estudio y que tardará meses en realizarse, pero ha agregado que desde Fomento aseguran que nada de ello alterará el transcurso de las obras de la autovía ni los plazos de inauguración.

En dicha reunión han hablado también de cómo procurar que la actividad económica e industrial de Sabiñánigo se vea alterada lo menos posible mediante vías alternativas o de la posibilidad de extender algún tipo de permiso excepcional para el paso de mercancías o cargas peligrosas, siempre preservando la seguridad de las ciudades y de las personas.

El presidente autonómico ha señalado que también han tratado la situación sanitaria en la zona y, en este sentido, ha dado cuenta de que el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ya ha hablado con su homólogo navarro para que determinados servicios se puedan prestar desde el hospital de Pamplona.


Publicidad


Del mismo modo, se ha desplazado un helicóptero, que estaba en Teruel, hasta Zaragoza para que haya disponibilidad total en el caso de tener que recurrir a este medio.

En cuanto al hospital de Jaca, ha confiado en que no revista problemas y que los habitantes de la zona se sigan sintiendo igual de atendidos.