Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Parece ser que, por fin, vamos a tener nuevo Justicia. El proceso ha sido largo y lento, y al final se va a nombrar un candidato con el consenso justo.

Conste que no tengo nada contra el candidato, y que, ya sólo, sus credenciales de juez acreditan que desarrollará acertadamente su puesto, cosa que, fervientemente, le deseo en beneficio de Aragón y de todos los aragoneses.

Por otro lado, contará con el consejo de su predecesor, quien le ha dado fuste a la Institución. En este punto hay que decir que discrepo abiertamente, sobre la utilidad de esta Institución, con la Comisión de Racionalización Administrativa, que abogaba por suprimirla.

Publicidad

Yo, que he contestado quejas del Justicia dentro de la Administración y he puesto quejas fuera de ella, puedo dar fe de que la Institución funciona, además, caso de no existir, habría que ir a Madrid al Defensor del Pueblo y, ¿quién iría? Yo no lo recomiendo.

Por otra parte la elección de Dolado ha puesto de relieve varias cosas.

En primer lugar la torpeza de una derecho que retira su confianza a un Justicia de consenso sin tener un candidato con los apoyos necesarios, en segundo lugar que este candidato cuenta con la mayoría necesaria pero no es de consenso, y, en tercer lugar, que parece que el candidato posee un cierto grado de soberbia nada recomendable.

“Ángel Dolado cuenta con la mayoría necesaria pero no es de consenso”

Señalo en último lugar lo de la soberbia por tres indicios, en primer lugar, su entrevista en Heraldo de Aragón en la que desprecia el consenso, en segundo lugar su propia campaña de promoción como Justicia, y, en tercer lugar la promoción en su propia página de Facebook de un artículo de prensa que hablaba bien de él.

Creo que el candidato no ha entendido que la Institución está al servicio de todos los aragoneses. No hay nada a su servicio, la Función Pública consiste en servir y no en brillar.

Por otra parte era la hora de que fuera Justicia una mujer. Parece que sólo el PP da ese paso, la izquierda no.

Me refiero a mujeres competentes, no a mujeres sólo por el hecho de serlo.

“Era la hora de que fuera Justicia una mujer. Parece que sólo el PP da ese paso, la izquierda no”

Doy fe del amplio número de mujeres juristas que hay en nuestra Comunidad, y que ya es hora que ocupen cargos relevantes. Además, hace poco, los socialistas no votaban a de Guindos porque el puesto debía ser para una mujer, ¿y aquí?

Parece que el criterio es otro. En todo caso hemos de recordar que Lambán no es sanchista, ¿o sí?

Para finalizar, hemos de tener en cuenta que la soberbia, de la que antes hablaba, es un vicio que se cura a golpes y con el tiempo.

Esperemos que el nuevo Justicia no se pegue golpes y, nada más comenzar, no de prueba de ningún atisbo de soberbia para con nadie.