Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Desde siempre la publicidad ha aglutinado numerosas disciplinas, como son los diseñadores gráficos, creativos, fotógrafos, redactores, directores de marketing, impresores, dibujantes, litógrafos, locutores y un sinfín de artistas.

Desde la primera comunicación comercial – no oral de la que se tiene registro fue escrita en tela, en el 3.000 a.C. en Egipto, ofreciendo una recompensa por la recuperación de un esclavo.

Pasando en 1704 por The Boston News, que fue el primer periódico en publicar un aviso gráfico, a nuestros tiempos con las últimas y más modernas técnicas de comunicación. Ha evolucionado e intervenido un sinfín de disciplinas, aplicadas por sus artistas.

Cada pieza que compone un anuncio publicitario es una pequeña obra de arte, creada por su correspondiente artista.


Publicidad


Bien sea como se hacía a mediados del siglo XX con dibujantes para ilustrar un spot, por ejemplo, valla o marquesina publicitaria o artículo en un medio escrito, a los diseñadores gráficos, ilustradores o redactores de contenido que hoy en día, en pleno siglo XXI, nos bombardean con miles de genialidades para que conozcamos las marcas o productos que les son encomendadas.

Una obra de arte, que es de sobra conocida por todos, son las ilustraciones que realizó Andy Warhol en 1962 para las sopas Campbell.

Andy creó una serie de ilustraciones para dar a conocer el producto al público y de esas obras, sin saberlo, el genio Andy se convirtió en uno de los precursor del pop art.

“Cada pieza que compone un anuncio publicitario es una pequeña obra de arte”

Esta es tan solo una muestra de los enormes artistas que a diario nos regalan sus habilidades y sus obras al servicio de los servicios publicitarios.

Las técnicas artísticas publicitarias han experimentado una constante evolución, como no podía ser de otra manera al irse adaptando a los nuevos tiempos de cada época.

Las agencias de publicidad de todo el mundo en los años 50 se valían de dibujantes para transmitir el mensaje comercial.

Desde hace dos décadas aproximadamente los hijos y nietos de esos dibujantes se han convertido en ilustradores y diseñadores gráficos que utilizando la más moderna tecnología, desarrollan su trabajo y dan rienda suelta a su arte para realizar sus creaciones.

Y plasmarlas en multitud de soportes que están al alcance de todos por las calles en el mobiliario urbano, en nuestros hogares integradas en los productos que adquirimos, en nuestras manos mediante los smartphone al visitar nuestras redes sociales o informarnos de las últimas noticias en nuestro medio digital favorito o en las revistas impresas que tenemos por casa.

Estamos rodeados de arte, y es gracias a que cada día se devanan los sesos esos artistas que generalmente son grandes desconocidos y que pasan desapercibidos, para poder sorprendernos, captar nuestra atención y hacer que sus mensajes escritos, visuales o de audio recalen en nuestra mente y les hagamos sitio en nuestras psiques.