Jueves, 19 de Julio de 2018

El Gobierno de Aragón PSOE-CHA aprobó ayer un proyecto de ley para eliminar el pago del Impuesto de Sucesiones para las herencias entre padres, hijos y cónyuges de hasta 500.000 euros que remitirá de inmediato a las Cortes para su tramitación, con el objetivo de que entre en vigor el 1 de enero de 2019.

El proyecto parte del acuerdo alcanzado por el PSOE con Ciudadanos, y al que finalmente se ha sumado CHA para que pueda llegar al parlamento al introducir determinadas aspectos, dado que de antemano el presidente de Chunta y consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, ha rechazado de plano incrementar hasta los 500.000 euros las herencias exentas de tributar entre familiares directos.


Publicidad


El Consejo de Gobierno, en una reunión extraordinaria, dio el visto bueno al proyecto de ley, cuya parte sustancial es precisamente el acuerdo con Ciudadanos para elevar las herencias exentas desde 150.000 euros actuales a 500.000, sin tener en cuenta además el patrimonio previo de quien hereda cuando hasta ahora no podía exceder de 402.678 euros, de forma que no pagará este impuesto el 99,3 % de los aragoneses.

Según los datos del Gobierno de Aragón, únicamente se beneficiarán de la modificación 1.237 personas con herencias entre familiares directos entre 150.000 y 500.000, dado que ya no pagan el impuesto quienes reciben hasta 150.000 euros (23.439 personas), de forma que se estima una reducción en la recaudación que podrían llegar a los 45 millones de euros.

Ese es el acuerdo fundamental de la reforma del impuesto al que el PSOE ha llegado con Ciudadanos, que representa una cesión de los socialistas y que es “inamovible”, según Gimeno.

SIN MAYORÍA

El siguiente escollo que deberá sortear la futura ley será aunar una mayoría parlamentaría suficiente. En principio, ni Partido Popular, ni Partido Aragonés, ni Podemos, ni Izquierda Unida apoyarán el texto tal y como está recogido.

Cada uno plantea cambios que deberán debatirse en las Cortes de Aragón.

Por el momento solo hay 25 votos de los 67 escaños del parlamento -los que suman PSOE, CHA y Ciudadanos- que apoyarían el anteproyecto de ley. Y para que se apruebe, por lo menos, se necesita la abstención del PP o de Podemos.

No obstante, el Consejero de Hacienda reiteró que todos tendrán que ceder como lo ha hecho el PSOE ante la percepción de la ciudadanía de que no es razonable que en Aragón se pague este impuesto y no en otras comunidades, en el caso de los socialistas sin renunciar a sus principios de defensa de la armonización fiscal en España, que está convencido de que se producirá.