Miércoles, 18 de Julio de 2018

Siete años de cárcel por arrojar a su mujer por la terraza de casa tras criticarle la hora de llegada

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a 7 años, 6 meses y 1 día de prisión a un hombre como responsable de la tentativa de homicidio de su compañera, a la que arrojó por la terraza de su vivienda en Zaragoza tras reprocharle la hora de la madrugada a la que había regresado.

La sentencia prohíbe, asimismo, al acusado acercarse a la víctima durante un periodo de 10 años y le condena a pagarle una indemnización de 34.500 euros por las lesiones y daños morales causados, así como a abonar a la comunidad de vecinos 400 euros por los destrozos causados al tejadillo sobre el que cayó la mujer.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 20 de abril de 2015 en la vivienda que compartía la pareja, un ático dúplex ubicado en un edificio de dos alturas en la capital aragonesa, tras una tarde de copas junto a un amigo de ambos.

Publicidad

El acusado decidió volver a casa sobre las 00.00 horas de la madrugada, mientras que su pareja y el amigo decidieron quedarse en un bar para jugar unas partidas de billar.

Según el tribunal, dos horas después, la mujer le pidió al amigo que le acompañara a casa porque tenía miedo de la reacción que podía tener su compañero al llegar al inmueble.

La sentencia considera probado que a su llegada, el acusado le insultó al grito de “hija de puta, de dónde vienes” y comenzó a golpearla, a propinarle puñetazos y patadas y a zarandearla de forma violenta, agresión que provocó que algunos vecinos se despertaran.

La víctima consiguió huir por las escaleras de la vivienda hasta la terraza, donde el agresor la cogió de la cintura al atraparla y la arrojó al vacío desde una altura de entre 10 y 13 metros, tras lo cual se acercó al amigo y le dijo que “a esta hija de puta ya la he tirado”.

El tribunal tipifica los hechos como un delito de tentativa de homicidio con la agravante de parentesco al entender que aunque el acusado no pretendiera dar muerte a su compañera, la altura de la caída era suficiente para que se produjera ese resultado.

Los magistrados descartan la versión dada por el acusado, que alegó durante el juicio que fue su compañera quien se arrojó al vacío mientras le perseguía, sobre la base de los testimonios del amigo de la pareja, de los vecinos, así como de los policías y bomberos que intervinieron posteriormente.