Miércoles, 23 de Mayo de 2018

Les recomiendo “Cartas del diablo a su sobrino” (C.S. Lewis) en las que un experto diablo, se dirige a un torpe aprendiz de diablo (Orugario), para aconsejarle cómo hacer su trabajo con los vulnerables humanos.

Tanto me ha gustado que, emulando a Lewis (lo cual es muy pretencioso), he escrito mi columna como una de sus cartas (basada, eso sí, en hechos reales). Si no les gusta, siempre pueden leerse el libro, mucho mejor.

Mi querido Orugario:

Hay gente que está pensando en poner la X a favor del Enemigo en el IRPF y siempre hay alguna abuelita por ahí, dejando su herencia a las monjitas. ¡Hay que impedirlo como sea! 

Ayer fui a la Universidad de Zaragoza y vi la pegatina que habías puesto: “No a la X en el IRPF. Si quieren curas que se los paguen de su bolsillo 

Veo que vas mejorando, eso de hacer creer a la gente que el dinero que sale del bolsillo de Montoro no ha salido antes del suyo, es genial. Y también lo es que parezca que, gracias a la X del IRPF, el Enemigo queda financiado.


Publicidad


Ya sabemos que la X apenas supone el 25% de su financiación. Pero es bueno que hagas correr el bulo de que el Enemigo recibe miles de millones del Estado, no vaya a ser que algún paisano quiera hacer algún donativo y puedan seguir haciendo cosas.

Dices también, Orugario, que es para curas, ¡fantástico! Esto es como decir que toda la financiación a la Universidad es para los ordenanzas.

Los eslóganes y la demagogia siempre nos han dado gran resultado. Y ahora con el twitter ese nos está yendo fenomenal, con una frase generamos convicciones y con medias mentiras creamos nuestra verdad. ¡Grande!

El Enemigo ha hecho un portal en internet que se llama Por tantos y allí explican y detallan como 4 millones de personas son acompañadas y atendidas cada año en los más de 8.000 centros sociales y asistenciales católicos (Hospitales, ambulatorios, casas para enfermos crónicos, centros de asistencia a emigrantes y refugiados, de rehabilitación para drogodependientes, para la tutela de la infancia, centros para víctimas de la violencia).

De todos ellos, más de 6.000 son centros para mitigar la pobreza, donde atienden a más de 2 millones de personas.  

Pero esto no ha de saberse, ni tampoco que, gracias a la labor educativa, sanitaria y pastoral del Enemigo, los contribuyentes se ahorran casi 30.000 millones, ni lo que genera el turismo cultural para una ciudad con la celebración de la Semana Santa o las visitas a los monumentos del Enemigo (un tercio de los existentes en nuestro país). 

Si la opinión pública se entera de esto, tienes que decirles que la caridad es mala, que es el Estado el que debería hacer todo. Justo como Stalin y Mussolinni. Ellos sí que sabían.  

Pero no les digas lo que supondría que el Estado asumiera todo, diles aquello de que el dinero público no es de nadie y que el Estado todo lo puede; que eso de la deuda y el déficit no lo ven y a nosotros nos va bien cuando la gente solo cree lo que ve. 

Y siempre puedes insistir en que hay separar religión y Estado. Ya sé que en eso hasta los partidarios del Enemigo están de acuerdo; pero, para muchos que no entienden lo que eso significa, les sirve de argumento para temas que nada tienen que ver.  

También sería bueno que retomases lo del IBI. Te daré el teléfono de algunos periodistas que seguro que te ayudan con ello. En La Sexta tenemos varios amigos y seguro que te ayudan a divulgar que el Enemigo es un privilegiado fiscal.

Pero en este tema acuérdate de referirte solo al Enemigo, no al resto de confesiones religiosas, fundaciones, asociaciones declaradas de utilidad pública, federaciones deportivas, partidos políticos y los sindicatos; a todo estos ni nombrarlos que, aunque tengan el mismo régimen fiscal que el Enemigo, alguno de ellos son amigos nuestros.

Te será fácil esta misión, recuerda que no es el Ibi lo importante, sino inculcar el odio al Enemigo con el anticlericalismo.

Ya sé que opinas que es muy rancio y que los jóvenes diablos estáis propagando nuevos ismos para dividir a la buena gente, pero créeme, el anticlericalismo viene muy bien a nuestra causa y nos sirve a muchos otros fines; algún día te explicaré esto. ¡Sigue con ello!


Publicidad


Y por cierto, en la Universidad pública puedes seguir haciendo lo que te dé la gana, allí nos movemos con toda libertad y nadie te dirá nada. Acuérdate de Rita, ¡cómo nos divertimos!

Hablando de universidades, elegiste mal cuando incitaste a regalar másteres, eso tenías que haberlo hecho en una universidad privada.

Imagínatelo: habrían puesto el grito el Cielo y ya habría una comisión para incordiarles o cerrarlas todas, incluidas las del Enemigo; pero, como lo hiciste en una pública, enseguida se olvidarán. ¡Tanto tienes que aprender todavía!. 

En fin, querido Orugario, a ver si este año tienes más éxito, porque los que ponen la X a favor del Enemigo son cada vez más. ¡No lo entiendo!, con todo lo que te esfuerzas. Y encima, ahora, proponen Mejor2 una campaña para que la gente marque las dos casillas. En fin 

Con todo mi afecto, hasta la próxima.