Martes, 17 de Julio de 2018

Hoy en día la mayoría de comunidades con división horizontal ya cuentan con un seguro de comunidad, pero no solo por tenerlo deberíamos estar del todo tranquilos si éste no está hecho correctamente.

¿Cómo se si mi seguro de comunidad está bien contratado o no?

Para ello, vamos a mostraros con este post, que es lo que debemos revisar en nuestro seguro de la comunidad, para saber si tenemos un buen seguro o no.

Superficie construida del edificio

El dato más importante que debemos revisar, esla superficie construida que especifica nuestra póliza de la comunidad en m2, ya que si no es correcto y está por debajo de la realidad, podemos tener la póliza con infraseguro, y ello provocaría que a la hora de un siniestro no percibiéramos la indemnización suficiente para afrontar los daños producidos en la comunidad.

Podemos obtener la superficie construida de nuestra comunidad a través de la sede electrónica del catastro (https://www.sedecatastro.gob.es/), o escrituras de la comunidad, pero nuestro consejo es que sea nuestro agente de seguros quien verifique este dato. También otra manera sencilla de verificarlo, es solicitando presupuestos de seguros en otras compañías.

Año de construcción y/o de reforma

Otro dato importante, es revisar que esté bien detallado el tipo de edificación, con el número de viviendas, locales, garajes, etc., y muy IMPORTANTE el año de construcción o de reforma si existiera.

En este último punto, año de reforma, puede hacer que varíe el precio del seguro considerablemente, ya que el precio de un seguro comunitario, tiene como referencia principalmente, el capital a asegurar – que se obtiene por los m2 – y el año de construcción o de reforma.

Si en nuestra póliza indica año de reforma, cuando estas no han sido constatadas con anterioridad por la compañía aseguradora, con documentación acreditando las obras, o previa peritación por parte de la misma compañía, debemos tener en cuenta, que si ocurre un siniestro, por ejemplo de un bajante que no ha sido reformado, esto puede llevar a que la compañía no nos de cobertura frente a este siniestro.

Por lo que recomendamos, que cuando se detalle año de reforma en la póliza, sea SIEMPRE previa peritación por parte de la compañía aseguradora, o previa presentación de documentación acreditativa de que realmente se han realizado dichas reformas, y evitar así que nos denieguen un siniestro en el futuro.

Garantía de aguas

Otro dato IMPORTANTE a revisar de nuestra póliza, es si tiene cobertura de daños por agua con búsqueda y reparación de las conducciones generales, y ver si ésta tiene limitaciones, franquicias, o incluso ambas. Tener en cuenta que una de las coberturas con mayor siniestralidad en comunidades, es ésta, por ello debemos intentar tener la mayor cobertura para evitar tener problemas cuando nos afrontemos a un siniestro de aguas.

Al tratarse de una cobertura con alto índice de siniestralidad, gran parte de la prima del seguro recae sobre esta garantía, por ello debemos estar atentos de que no existan limitaciones o franquicias cuando vemos una importante diferencia de precio entre un seguro u otro de compañías similares.

Resto de coberturas

A partir de aquí, también debemos revisar, a parte de las garantías básicas que suelen tener todos los seguros (Incendio, explosión, caída de rayo, actos vandálicos, daños por humo, colisión de vehículos, Responsabilidad Civil, Asistencia Jurídica, desalojamiento forzoso, etc.), que se encuentren contratadas las siguientes coberturas.