Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

La empresa Becton Dickinson invertirá algo más de 52 millones de euros en su planta de Fraga (Huesca) para incrementar la capacidad de producción de las jeringas PosiFlush, que supondrá la creación de cuarenta puestos de trabajo más en un proyecto que el Consejo de Gobierno ha declarado hoy de interés autonómico.

El proyecto supone un esfuerzo de mejora de la competitividad de la empresa para continuar siendo líder, modernizando tecnológicamente las instalaciones de la planta de Fraga en línea con los proyectos de I+D que se desarrollan cada año, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno la consejera de Economía, Marta Gastón.

Publicidad

El proyecto persigue cubrir la demanda mundial esperada en los próximos años para las jeringas PosiFlush, cargadas con una solución salina para la limpieza de vías intravenosas y que ha permitido asegurar la esterilización del procedimiento de limpieza.

Debido a esas capacidades se ha ampliado la cuota de mercado en países como Rusia, China y Turquía, y en otros de Europa del Este, Oriente Medio y África.

Para satisfacer esta demanda, en 2014 la planta de Fraga inició el proyecto de construcción de un nuevo edificio para albergar cuatro líneas de producción de PosiFlush, pero el constante crecimiento en la demanda ha hecho necesaria la ampliación de las actuales líneas de producción.

UNA FACTORÍA LIGADA A FRAGA

La presencia de Becton Dickinson en Fraga se remonta a 1986, cuando la compañía adquirió la planta de fabricación de material sanitario que Fabersánitas Industrial tenía en este municipio.

En ese momento, la planta ocupaba una superficie de 9.000 metros cuadrados, fabricaba 570 millones de unidades al año y empleaba a 180 personas.

Actualmente, la planta es una de las fábricas de material sanitario más importantes del mundo, y tras diversas ampliaciones, sus instalaciones ocupan una extensión de 100.647 metros cuadrados, con 45.020 construidos, lo que la convierte en la fábrica de mayores dimensiones de la provincia de Huesca, con capacidad para fabricar 6.000 millones de unidades, y con más de 600 empleados. Exporta el 96 % de su producción a países de todo el mundo.