Jueves, 20 de Septiembre de 2018

En la plaza de España del municipio zaragozano de Villafranca de Ebro se encuentra un edificio de gran valor artístico y cultural: el palacio de los marqueses de Villafranca. 

Una regia construcción de 1671 que apenas es conocida por los vecinos de la localidad. Desde hace décadas ha sido propiedad particular, no estaba abierta al turismo.

Sin embargo, el vetusto palacio cambia de dueños. Y todo apunta a que será destinado para un uso turístico como hotel y espacio para la celebración de eventos.


Publicidad


La propiedad del palacio del Marqués de Villafranca en la localidad zaragozana de Villafranca de Ebro ha salido a la venta por un precio de 1,5 millones de euros.

Según informa el portal especializado Lançois Doval, se trata de una antigua casa señorial declarada Bien de Interés Cultural, ubicada a unos 23 kilómetros de la ciudad de Zaragoza.

Con más de 1.600 metros cuadrados construidos y distribuidos en tres plantas, destaca por su gran zaguán que precede a la escalera monumental de tipo imperial cubierta con una gran bóveda decorada con yeserías barrocas de tradición mudéjar.

Además, el inmueble se levanta sobre una parcela de más de 14.000 metros cuadrados.

Según explica Robert Menetray, fundador de Lançois Doval, se trata de “una propiedad singular y hecha a medida de la hostelería. Su proximidad respecto a la ciudad de Zaragoza convierte al palacio en un emplazamiento inmejorable para la celebración de todo tipo de eventos”.

El palacio ocupa un lugar prominente frente a la sede del Ayuntamiento, y además la iglesia de San Miguel Arcángel también forma parte del conjunto arquitectónico original, que fue construida como capilla para los marqueses y es hoy, otro gran monumento de la población.