Sabado, 22 de Septiembre de 2018

La primera novela de la zaragozana Patricia García Ferrer, más conocida como ‘Little Red’ por su blog y canal de Youtube, es un hervidero de tramas, misterio y mucha magia.

Y todo ello sin perder el realismo de la vida cotidiana.


Publicidad


La Cúpula de Hielo’ es una novela que despertó de un sueño de la autora. Y de la mano de la Editorial Hidra ha devuelto a Patricia García al sueño cumplido de ser escritora.

Desde el 14 de mayo, ‘La Cupula de Hielo’ puede adquirirse en librerías de toda España.

La autora atiende a HOY ARAGÓN emocionada por la publicación de su primer libro.

Una novela que detalla un mundo ficticio dividido en cinco grandes reinos, y dónde sólo en uno de ellos hay un pequeño resquicio que se libra de la maldad imperante.

En el reino de Elisia está la protagonista de la novela: Eleaine, una princesa recluida en su fortaleza que oculta un gran secreto que puede cambiar los cinco reinos.


Publicidad


¿Qué te inspiró para escribir este libro?

El mundo de la fantasía siempre me ha gustado. Tener la capacidad de imaginar otros mundos, sin límite a la imaginación, siempre me ha llamado la atención. Y la novela empezó con un sueño que no logré resolver.

Y por eso dije, cuando sea más mayor haré una novela. Y la escena en dónde parte la historia es el sueño.

Es una novela dónde la muerte tiene protagonismo.

Sí, es que creo que el dolor es parte de la vida. Y la muerte, tristemente, forma parte de la vida. Aunque nos cueste, es una realidad que tenemos que experimentar.

Lo importante de esta novela no era escribir un mundo super fantástico, con muchas subtramas que se basan en traiciones o rencores, si no que tuviera personajes lo más humanos posibles con emociones reales.

No es Juego de Tronos.

Ojalá, pero no llega a tanto. No hay tantos personajes como Juego de Tronos.

¿Te has inspirado en alguna novela, serie o película para desarrollar parte de la trama?

Sí, creo que en cuanto a diversidad de tramas es posible que Juego de Tronos me haya influenciado. Sobre todo ‘La Caída de los Reinos’ -otra saga juvenil- me ha animado a crear las tramas de los conflictos y las traiciones que se dan en la novela.

Y luego hay muchas historias que se basan en la parte más humana, en las emociones. Básicamente, la novela mezcla traiciones con mucha acción, con magia, por supuesto, y con personajes humanos.

La capacidad de hacer real lo irreal, de darle un cariz humano a un mundo fantasioso.

Exacto, todo el componente fantástico tiene que tener un componente de realidad. Y eso lo dan los personajes. Más allá de que tengan poderes o hagan cosas fantásticas, tienen que ser personajes que sean creíbles.

Tienes que lograr que la gente comprenda al ‘malo’ o que piense que una persona sea perfecta y luego no lo sea. Que seas capaz de dudar de todo. Y eso es importante.


Publicidad


¿La protagonista tiene algo de ti?

Tiene algo que a mí me gustaría conseguir. No soy yo. Eleaine sería un yo muy idealizado. La verdad es que tiene muy poquito de mi.

No te ves representado en ningún personaje.

No, la verdad es que no. Hay gente que existe en mi vida que si que puede tener pinceladas de alguno de los personajes. Pero alguien concreto no.

Suele pasar, ¿no? Cuándo estás creando un personaje es normal que te fijes en la gente de tu alrededor.

Claro, suele ser algo muy normal. Por ejemplo, te quedas observando a una persona que conoces mucho y piensas que te vendría muy bien para una trama de un personaje.

Intentas caracterizar a tu conocido sin que sea ella o él por completo porque luego te puede echar la bronca. Pero sí, es fundamental fijarse en cómo es la gente en los detalles. Eso siempre te ayuda a construir un personaje.

¿Cuánto tiempo te llevó redactar la novela?

Un mes, no más. Ese fue el tiempo que dediqué a escribirla. En el verano del año 2014.

¿Y qué fue antes, la afición por escribir o tu dedicación por Youtube?

Empecé a escribir mucho antes. A los 12 o 13 años cuando me aburría en clase ya escribía en la parte de atrás de un cuaderno. Ahí empecé a escribir pequeños proyectos de historias que ahora son lo más vergonzoso del mundo.

¿Cuántas veces le has dado vueltas al desarrollo de la novela?

Muchísimas. El personaje principal no ha cambiado. Lo que ha cambiado son las historias que giran en torno a ella. Tu maduras como persona y como escritor, y poco a poco vas dandole forma a tus personajes. Vas incorporando cambios, formas de escribir que son redundantes…

¿Qué tiene que tener un libro para que enganche al lector?

Creo que cuando sientas que la historia es real. Cuando empiezas a leer la historia y haya el primer giro de trama que digas “¿pero esto es posible?”. En ese momento, ya estás enganchado al libro. Empatizas con el protagonista y quieres saber todo lo que le puede ocurrir.

Los escenarios de las historias relacionadas con mundos fantásticos parecen siempre los mismos.

Puede ser, sí. Yo en mi caso me he inspirado en paisajes de muchos viajes en los que he ido. Y, por ejemplo, fui a Escocia y cogí fotografías de todos los castillos que había.

Con eso fui, poco a poco, componiendo la imagen de la novela. Y, por supuesto, al final ambientas siempre la historia en un país concreto. Por eso mismo tienes que documentar todo.

¿Veremos tu libro en alguna serie o película de ficción? E incluso obra de teatro.

Me encantaría. Eso sí, una obra de teatro sería más complicado por el volumen de personajes o efectos especiales. Pero sí que querría ver dos escenas concretas en una serie o película porque tienen una carga visual muy potente con muchos efectos especiales.

También porque hay una manifestación de poderes muy atractiva. Y sobre todo, porque tiene una carga de tensión que te saltaría las lagrimas. Me las imagino, y quiero verlas.