Jueves, 20 de Septiembre de 2018

La presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, y el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, firmaron ayer el protocolo para liberar de vehículos el Palacio de la Aljafería, una antigua reivindicación que podría ser una realidad en el primer trimestre del próximo año.


Publicidad


El acuerdo, que cuenta con la unanimidad de la Mesa de las Cortes, supone poner fin a un problema histórico de aparcamiento en el foso del monumento, sede de las Cortes de Aragón, además de ofrecer una alternativa a los diputados y trabajadores que se trasladan a la sede de las Cortes y para los vecinos de la zona ya que se crean nuevas plazas de aparcamiento.

El proyecto ya se ha sacado a concurso, y las obras se licitarán a finales de 2018 con el objetivo de que el aparcamiento que, según un estudio previo podría disponer de 126 plazas, seis de ellas para personas con movilidad reducida, entre en funcionamiento en el primer trimestre de 2019.


Publicidad


La presidenta de las Cortes, Violeta Barba, expresó su confianza en que llegue pronto la financiación necesaria del Gobierno de Aragón y explicó que será con la licitación cuando se concrete el presupuesto, que rondará los 400.000 euros.

Respecto al horario de uso de estas plazas que, según detalló Barba, podrían estar reservadas para los diputados y trabajadores de las Cortes en horario de mañana y las primeras de la tarde y el resto, la noche y los fines de semana y festivos -salvo excepciones- para los vecinos de la zona.

Pedro Santisteve, junto a la presidenta de las Cortes, Violeta Barba / AZ

Barba resaltó que será un acuerdo duradero, dado que cuenta con la unanimidad de la Mesa de las Cortes, y porque además es un acuerdo interinstitucional, entre las Cortes y el Ayuntamiento, que se compromete con este protocolo a mejorar los accesos y la unión del aparcamiento con la Aljafería.

En este sentido, también estuvo presente el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. Éste apuntó que el Ayuntamiento se encargará de mejorar el entorno y de la conexión de la parcela cedida a las Cortes para el aparcamiento con andadores y rampas con el Palacio, monumento que además de Bien de Interés Cultural (BIC) está catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y con las vías colindantes.