No habrá ningún ministro aragonés en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez
Domingo, 19 de Agosto de 2018

Pedro Sánchez, elegido presidente del Gobierno de España tras la moción de censura planteada al Gobierno de Mariano Rajoy, tiene su gabinete ministerial cerrado.

Con un golpe de efecto en cuanto a algunos ‘fichajes’ y con otros de reconocido prestigio profesional, el Gobierno de España empieza a carburar.

Entre ellos destacan el juez Grande Marlaska como ministro del Interior, la reputada fiscal Dolores Delgado como ministra de Justicia o Nadia Calviño para defender las cuentas en Bruselas como ministra de Economía.


Publicidad


Sin embargo, aunque sea como mera anécdota, ningún ministro de los nombrados por Pedro Sánchez es aragonés.

SIN MINISTROS ARAGONESES

¿Quiere decir esto que Aragón tiene menos peso en el Gobierno de España? No tiene una relación directa, desde luego.

Aunque, históricamente, si que es cierto que el peso de un ministro hacía su comunidad -o la influencia que ejerce en el gobierno- influye. Y mucho.


Publicidad


No es la única variable. También influye mucho las buenas -o malas- relaciones que tiene el Gobierno de España con la comunidad autónoma. En el caso de Aragón, Pedro Sánchez y Javier Lambán han tenido una relación dentro del PSOE tortuosa. Más bien inexistente.

Y desde luego enfrentados por sus luchas internas.

Fuentes del Gobierno de Aragón, consultadas por este periódico, adelantan que no tener un peso específico con un ministro aragonés no afectará a la relación institucional. Ni al cumplimiento de los grandes retos que tiene Aragón.

Apuntan las mismas fuentes que la relación con algunos de los nuevos ministros es fluida con la federación aragonesa. Por ejemplo, afirman, con el ministro de Fomento José Luis Abalos o con la ministra de Hacienda María Jesús Montero.

Y también, Josep Borrell mantiene una buena relación con Carmen Dueso, líder de la federación norte del PSOE Zaragoza y enfrentada a Javier Lambán en las primarias del PSOE-Aragón, hace unos meses.


Publicidad


Por otro lado, las mismas fuentes gubernamentales afirman que “seguro” que hay nombramientos en los segundos -o terceros- niveles que incluyen nombres de aragoneses. La decisión de estos nombramientos corresponderán directamente a los nuevos ministros.

Se barajan nombres con un marcado perfil técnico, y con una solvente experiencia en sus puestos. En estos niveles suenan nombres como Alain Cuenca, el experto aragonés en la comisión del modelo de financiación autonómica; Inés Ayala, eurodiputada desde 2004 en las áreas de Transporte y Turismo, Mujer, Seguridad y Defensa; Susana Sumelzo, diputada en el Congreso de los Diputados y responsable de administración municipal en el PSOE; o también Ignacio Urquizu, diputado en el Congreso por Teruel.

LAMBÁN: “BUEN GOBIERNO”

El presidente aragonés, Javier Lambán, ha valorado muy positivamente el nombramiento de los nuevos ministros. Entiende el líder socialista que es un “buen gobierno” el nombrado por Pedro Sánchez, compuesto por hombres y mujeres “de acreditada solvencia” que transmiten “confianza hacia dentro del país y hacia fuera”.

El resto de nombramientos de los ministros le parecen también “plenamente acertados” al presidente Lambán, quien hoy mismo ha dado la orden a los consejeros aragoneses de que empiecen a elaborar un informe, “consejería por consejería”, sobre cómo están los temas de sus ámbitos de responsabilidad para que cuando los ministros tomen posesión empiecen a trabajar inmediatamente con ellos.

En este mismo sentido, ha señalado que si algún aragonés pasará a formar parte de la estructura del ejecutivo de Sánchez, ya que “todo es posible” y sólo a los ministros les corresponde esta responsabilidad “en exclusiva“, debería pensar “en España y no en Aragón”.


Publicidad


“Quien tiene que defender los intereses aragoneses son las instituciones aragonesas”, ha enfatizado Lambán, quien ha añadido, no obstante, que a España y al presiente del Gobierno “le vendría bien” tener aragoneses en su administración, “por él y por España”, por lo que le darán “con gusto algún tipo de opinión” si se les reclama.