Viernes, 21 de Septiembre de 2018

La polémica sobre el incremento de un 5 % del sueldo del presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha puesto en el punto de mira las retribuciones de los mandatarios autonómicos, ya que hasta cuatro de ellos -incluido el catalán y el presidente de Aragón, Javier Lambán- cobran más que el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez.


Publicidad


LOS CUATRO ‘SUPER’ PAGADOS

Según los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, el presidente del Gobierno tiene un sueldo de 80.953 euros. Cifra que casi duplica Torra, que cobrará 146.926,70 euros brutos este año, un 5,2 % más que Carles Puigdemont, al recuperar una paga extra que sus predecesores -tradicionalmente los mejor pagados- habían dejado de percibir durante la crisis, y que los grupos de la oposición han criticado en las últimas semanas.

Por detrás de Torra, pero superando la cifra de cien mil euros, se sitúa el presidente madrileño, Ángel Garrido, que tiene una retribución asignada para 2018 de 103.090,32 euros, más los trienios que pudiera acumular, aunque no es funcionario de la Comunidad de Madrid, sino ingeniero de minas.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, tiene un sueldo anual de 99.470 euros repartidos en catorce pagas de 7.105 euros.

Aunque está previsto que su retribución suba este año un 1,5 % -igual que los funcionarios autonómicos-, el aumento está paralizado por el recurso que en día presentó el Gobierno del PP a los presupuestos vascos, aunque hay un acuerdo con el actual Ejecutivo de Sánchez para la retirada del recurso.

El otro mandatario autonómico que cobra más que el jefe del Ejecutivo es el socialista Javier Lambán, presidente de Aragón, que, según la ley de presupuestos de la Comunidad para 2018, percibe 82,602,72 euros brutos al año -un 0,99 % más que en 2017-, cantidad referida a doce mensualidades, sin derecho a pagas extraordinarias.


Publicidad


Al inicio de la legislatura, en junio de 2015, Lambán y todos los consejeros de su Gobierno que son diputados de las Cortes de Aragón renunciaron a las dietas que les corresponderían por asistencia a los plenos. Ya por debajo de Pedro Sánchez están el resto.

LOS QUE MENOS

Por debajo de 70.000 euros, aunque rozando esa cantidad, está el jefe del Ejecutivo valenciano, Ximo Puig, que gana 68.975,16 euros en 2018 en doce mensualidades sin derecho a pagas extraordinarias, 683,04 euros más que en 2017.

Muy cerca se encuentra la retribución anual bruta del presidente de Murcia, Fernando López Miras, de 68.257,56 euros (un salario inferior al de los consejeros del Gobierno regional cuya retribución es de 71.112,66 euros al año), con doce mensualidades y sin pagas extra.

Tampoco está lejos de esa cifra el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, que cobrará en 2018 66.041,87 euros brutos tras aplicarse este año un incremento del 1,6 por ciento.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tuvo unos ingresos netos de 53.168,22 euros, distribuidos en 14 pagas, a los que hay que sumar 13.407 euros de dietas como diputado en las Cortes de la comunidad autónoma.


Publicidad


En la franja más baja de la tabla de retribuciones se encuentran la presidenta de Baleares, Francina Armengol, que tiene un salario este año de 66.240,44 euros, un 1 % superior al de 2017, y la andaluza, Susana Díaz, cuyo sueldo es de 65.090,88 euros, frente a los 64.446 euros del ejercicio anterior.

Pero, habitualmente, el presidente de Cantabria es el peor pagado del grupo de homólogos y, en este caso, Miguel Ángel Revilla no es la excepción. Su sueldo bruto en 2018 es de 61.641,48 euros, repartidos en doce pagas.