Sabado, 15 de Diciembre de 2018

No dejar de puntuar. Esa es una de las premisas que se ha propuesto el Real Zaragoza de César Láinez y lo está cumpliendo. Ante el Mirandés, el equipo del león rampante volvió a sumar una nueva victoria, y ya van 3, con el técnico zaragozano en el banquillo. En una siempre complicada salida como es la visita al Municipal de Anduva, los hombres de César Láinez respondieron de la mejor manera posible: victoria y portería a cero.

El partido se volvió a resolver en los primeros 45 minutos. Como viene siendo habitual, el físico no permite lujos ni tener el protagonismo con balón que se tiene en la primera parte. Dominador y seguro. Así se mostró el Real Zaragoza durante gran parte de la primera mitad, en donde Cabrera e Isaac fueron los recursos utilizados por Láinez para llevar el peligro a la portería defendida por Roberto.

Aunque el Mirandés quiso disimular su posición en la tabla queriendo hacer daño al Real Zaragoza, la capacidad defensiva que puso en práctica el conjunto aragonés evitó que los de Pablo Alfaro pudiesen batir a Álvaro Ratón.

LA FORTUNA DE ÁNGEL

A pesar de que fueron los burgaleses los primeros en avisar por media de Urko Vera, a los cinco minutos de arrancar el partido, el Real Zaragoza iba a encontrar por la banda izquierda de Cabrera el primer y único tanto del encuentro. El uruguayo llegó hasta la línea de fondo para servirle un balón a Ángel que con más fortuna que merecimientos logró su decimonoveno gol de la temporada.

Con el 0-1, el Mirandés no renunció a su fútbol y a su intención de querer marcar un gol, y por medio de Guarrotxena (máximo goleador del equipo rojillo) tuvieron la oportunidad más clara de la primera mitad, sin embargo su disparo se fue rozando la portería zaragocista. Antes de irse al descanso, Isaac protagonizó una jugada individual en la que desde su propio campo llegó hasta la zona de la medialuna rival y probó con un disparo que no vio portería.

El resultado de uno a cero al descanso hizo justicia a lo que se vio durante la primera mitad. Los de Láinez no solo estaban por delante en el marcador sino también en las ocasiones. Aunque el Mirandés tuvo más el balón y quiso llegar con la pelota jugada al área rival, el Real Zaragoza se encargó de cerrar bien las líneas de pase imposibilitando que el Mirandés pudiese ver portería.

EL MIRANDÉS ASUSTÓ

Ya en la segunda parte, a los blanquillos se le acabaron los argumentos futbolísticos y vivieron una segunda mitad más pendientes de no recibir ningún gol y de tener alguna oportunidad a la contra. De hecho, la ocasión más clara para el Real Zaragoza llegó a falta de cuatro minutos para el final, en el minuto 86. Hasta entonces, el único equipo que se vio sobre el césped de Anduva fue al Mirandés. Los de Láinez no pudieron desplegar su fútbol con balón, cedieron todo el peligro al conjunto rojillo y a pesar de las entradas de Cani y Valentín al terreno de juego para controlar más el partido y no conceder tantos espacios al rival el Real Zaragoza no terminó de encontrarse cómodo en ningún momento.

Al igual que al comienzo del encuentro, Urko Vera tuvo la oportunidad de hacer el gol para su equipo pero su remate dentro del área pequeña se marchó por centímetros. A balón parado y de jugada fueron los recursos empleados por el Mirandés para poner en peligro al Real Zaragoza. En la última media hora, las piernas zaragocistas dejaron de responder y aunque Cani, Valentín y Samaras fueron los recambios de Láinez no sirvieron para dar la tranquilidad necesaria y la profundidad por banda de Cabrera e Isaac fue inexistente.

El éxtasis llegó cuando el colegiado señaló el final del encuentro y en el marcador del Municipal de Anduva se registraba la victoria visitante gracias al gol de Ángel. A diferencia de otros encuentros, esta vez sí el Real Zaragoza supo defender un resultado favorable y el miedo a lograr la victoria no apareció en esta ocasión.

Con 46 puntos, a siete del descenso y a siete de los puestos de Play-Off, el Real Zaragoza logró en Miranda de Ebro la permanencia virtual un año más en Segunda División. Con 21 puntos todavía por jugarse, los de Láinez encaran un final de temporada en donde, el enfrentamiento que tendrán ante rivales de la zona alta y las sensaciones que transmiten, se empiezan a ganar el derecho a soñar con algo más. De momento, objetivo de la permanencia más cerca y con tiempo para reengancharse a los puestos de privilegio.

LÁINEZ ALABA AL EQUIPO

Tras el partido, César Láinez quiso destacar “el comportamiento del grupo” y aunque no dudaba de que su equipo fuese a ser competitivo, su mayor temor era que “viniéramos a estos campos y que no supiéramos leer los partidos”. Una lectura que le costó más saber interpreta en la segunda parte: “Aunque ellos han leído mejor y han tratado de llegar por las bandas y de generar alguna vez por dentro, el equipo no se ha ido atrás, cuando tenía la pelota se asociaba bien por dentro y le daba pausaba”.

Sobre el tema de la permanencia y de los números del Real Zaragoza desde su llegada, con 11 puntos logrados de 15 posibles, el técnico comentó que “más allá de lo que yo sienta, hay 25 jugadores y gente que no sabe si va a continuar o no el año que viene y el compromiso que me he encontrado en este vestuario ha sido lo que les ha llevado a certificar prácticamente esta salvación”.

Por último, Láinez expresó cuales van a ser los pasos a seguir de aquí a final temporada: “A partir de ahora, como desde el primer día que llegué, a defender con el máximo orgullo la camiseta, todos los jugadores saben que el crecimiento individual va a generar crecimiento colectivo”.

El técnico del Mirandés, Pablo Alfaro, no escondió tras el partido que el vestuario quedó muy tocado por una derrota que él consideró injusta: “El vestuario estaba muy dolido, muy cansado, porque la tarde ha sido muy caluroso, pero dolido sobre todo porque consideramos que el resultado no ha sido justo”.

Para el zaragozano, el encuentro fue “de muchísima igualdad, con un equipo como nosotros que estaba hundido en la clasificación, pero el Zaragoza venía también con cierto desahogo pero tampoco tanto y hay factores determinantes por los que el Zaragoza se ha podido llevar los tres puntos hoy aquí”.