Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

La Federación de Barrios de Zaragoza (FABZ) se ha convertido en un imán para atraer subvenciones o convenios desde que gobierna Zaragoza en Común. Desde la entrada de la plataforma municipalista de Podemos e Izquierda Unida, la Federación de Barrios acapara el mayor número de subvenciones de todos los movimientos vecinales.

Las cifras certifican un exponencial crecimiento en pocos meses. Los trabajos facturados con el Gobierno de Santisteve se han multiplicado por cuatro, los convenios firmados han aumentado hasta los casi 200.000 euros, la diferencia presupuestaria entre la FABZ y la segunda asociación vecinal de Zaragoza es de más del triple, o incluso resalta un pago de 2.500 euros a la Federación de Barrios por seis charlas en colegios públicos o el pago de 7.260 euros para publicar tuits. HOY ARAGÓN entra en la maraña presupuestaria de la FABZ detallando los números y su relación con ZEC.

LOS NÚMEROS

El movimiento vecinal canaliza las reivindicaciones de los vecinos, sus anhelos y preocupaciones, dentro del día a día de una ciudad. Un engranaje de participación ciudadana para expresar la voluntad de todos y cambiar la realidad de la ciudad. El andamiaje del movimiento vecinal en Zaragoza se mantiene gracias al dinero público otorgado por el Ayuntamiento, y del beneplácito del gobernante.

Fachada de la FABZ, una pancarta cita: “Si se puede” – A.S

El portavoz del Partido Socialista en el consistorio ya avisaba en el Debate del Estado de la Ciudad, en el año 2016. Pérez Anadón se refirió a la FABZ definiéndolo como “un órgano de expresión más subvencionado que el Mensajero de San Antonio“. Los números detallan lo afirmado por el socialista.

En Zaragoza conviven dos grandes asociaciones vecinales que aglutinan a otras asociaciones localizadas en distritos o barrios y son de menor representación. La Federación de Barrios y la Unión Vecinal Cesaragusta son las dos grandes entidades de Zaragoza.

Juntas alcanzan casi 80.000 personas representadas. La FABZ es la mayoritaria con casi 8.000 asociados más. Sin embargo, el dinero otorgado por el Ayuntamiento de Zaragoza remarca una diferencia evidente entre ellas.

Respecto a los presupuestos del 2016 -primeros presupuestos de ZEC- la diferencia es de más del triple a favor de la FABZ. El consistorio otorga dinero a ambas asociaciones a través de subvenciones, convenios e incluso contratos. La Unión Vecinal Cesaragusta cuenta con un convenio por valor de 71.000 euros y dos subvenciones que juntas alcanzan los casi 4.500 euros.

Pero la diferencia se acrecentó con la Federación de Barrios. El Ayuntamiento de Zaragoza, en el año 2016, otorgó a la FABZ un cuarto de millón de euros. La Federación de Barrios firmó en el 2016 con el consistorio 4 convenios, un contrato menor y 6 subvenciones. En total recibió 256.687,20 euros durante el año 2016. Entre los acuerdos alcanzados, se encuentra un convenio con la FABZ sobre “desigualdad social” desde el departamento de Acción Social por 45.000 euros.

A su vez, otros 58.000 euros desde el aérea de Participación Ciudadana en un convenio de “apoyo a entidades vecinales”, o también el pago de “stands en Plazas Solidarias 2016” para un homenaje al fallecido Antonio Aramayona -vinculado con Podemos y parte activa de la marea verde- por 1.211 euros.

LA LLEGADA DE ZEC

No solo destaca la diferencia presupuestaria entre ambas asociaciones teniendo un volumen de asociados parecido en el año 2016. También es relevante el crecimiento del dinero otorgado por el Ayuntamiento de Zaragoza a la Federación de Barrios desde la llegada al gobierno de ZEC.

La FABZ aglutina a casi 40.000 asociados – A.S

En el año 2014, durante el gobierno de Juan Alberto Belloch (PSOE), la FABZ recibió un importe en facturas reconocidas de 5.995 euros; y por otro lado, entre convenios y subvenciones, ingresó casi 200.000 euros. Durante el año siguiente, 2015, el Ayuntamiento de Zaragoza dio a la FABZ en convenios y subvenciones 188.225,7 euros. Precisamente, en este año se produjo el cambio político en el consistorio con la salida del PSOE y la llegada de ZEC al gobierno local. Es decir, del 2015 al 2016 se disparó un 27% los convenios o subvenciones con la FABZ.

Panfletos de Zaragoza en Común en la sede de la FABZ – A.S

Fuentes del movimiento vecinal consultadas por HOY ARAGÓN, afirman que “la FABZ siempre ha estado vinculada a dirigentes de izquierdas que replicaban lo que decían los partidos políticos en el Ayuntamiento o incluso desde posiciones más radicales“. Todas las fuentes consultadas critican la excesiva politización de la Federación de Barrios y su forma de actuar en los últimos diez años desprestigiando el movimiento vecinal. Las mismas fuentes defienden que la FABZ actúa “como una correa de transmisión de ZEC“.

De hecho, varias fuentes relacionan el aumento de subvenciones y el “favoritismo” en la FABZ tras la llegada de ZEC, pero especialmente por el “poder de decisión política” que ha tenido Izquierda Unida en los últimos años, y especialmente Pablo Muñoz. Actualmente, Muñoz es portavoz -y concejal- de ZEC en el consistorio. El edil fue gerente de la FABZ desde 2002 a 2007, luego fue nombrado coordinador de IU en el Ayuntamiento, después llegó a ser concejal con la formación comunista y posteriormente, en el año 2015, alcanzó el gobierno de Zaragoza con ZEC.

Nieves Boj (d), presidenta de la Federación de Barrios – FABZ

La Federación de Barrios se organiza a través de una presidencia y un secretariado. La presidencia está en manos de Nieves Boj y el secretariado de la FABZ se renueva el 50%  de éste cada dos años. Fuentes del movimiento vecinal explican la cercanía de Nieves Boj con Zaragoza en Común, así como destacan que el predecesor, Felix Moreno, era un conocido militante de IU.

En el año 2008, según explican fuentes vecinales a este diario, hubo una escisión en el movimiento vecinal de la FABZ tras discrepancias políticas o relacionadas con el uso partidario de la asociación. Se escindieron dos entidades vecinales (AVV San José y AVV Manuel Viola), las cuales tienen un peso importante en sus barrios y se encuentran alejadas de la masa vecinal de la FABZ. Las fuentes consultadas recuerdan el momento como “trágico” tras lo que entienden fue “una politización desmedida por parte de Antonio Becerril (PSOE)”.

EL ALTAVOZ DE ZEC

Remarcan las fuentes consultadas que “es más que evidente el desequilibrio de las subvenciones entre la FABZ y la Unión Vecinal Cesaragusta” y explican que “es la primera vez que hay tanta descompensación”. De manera crítica, destacan el comportamiento “partidista” que está adquiriendo la Federación de Barrios.

Miembros de la Federación de Barrios – FABZ

Es más, todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento [PP, PSOE, Cs y CHA] coinciden en que la FABZ es un “altavoz” de las políticas de Zaragoza en Común en el gobierno municipal. E incluso, fuentes extraoficiales del área de Participación Ciudadana reconocen que “el 80% de los que mandan en la FABZ son simpatizantes de Podemos o Izquierda Unida, y se ve con normalidad”.

La Federación de Barrios muestra su vinculación política de manera pública en las redes sociales. Las declaraciones o retuits se suceden casi semanalmente compartiendo discurso con las fuerzas políticas de izquierdas de Aragón, principalmente con Podemos e Izquierda Unida.

Las reivindicaciones -o coincidencias- políticas con ZEC (Podemos e IU) no se circunscriben solo a las redes sociales. La FABZ ha sido un músculo importante en los últimos años para la movilización, sin ir más lejos, sobre la votación favorable para la construcción de una segunda línea de tranvía en Zaragoza. La FABZ coincidió en apoyar el mismo trayecto que el defendido por el Ayuntamiento.

Otra de las defensas cerradas por parte de la FABZ fueron las protestas contra el outlet “Torre Village” en los antiguos terrenos de Pikolin. Desde la entidad vecinal se presentó un contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia aludiendo a una “alteración del régimen de uso” por parte de la promotora del outlet. Mismo razonamiento que el defendido por el gobierno de Pedro Santisteve.

Manifestación organizada por la Federación de Barrios con la presencia de miembros de Podemos e IU – FABZ

E incluso desde la FABZ se criticó con dureza -junto con los concejales de ZEC- a las grandes empresas aragonesas a través de la plataforma “A Zofra” (puede verse en detalle arriba en las imágenes adjuntas). Una entidad que, según publicó El Español, fue subvencionada por el Ayuntamiento con 15.000 euros y fundada por la concejal de ZEC, Elena Giner.

Hace pocos meses también se firmó por parte de la dirección de comunicación del Ayuntamiento de Zaragoza y la FABZ un contrato menor para “participación presupuestos participativos de 2017”. Según ha podido conocer HOY ARAGÓN, se firmó dicho contrato para difundir en exclusiva por redes sociales o webs digitales el proceso de presupuestos participativos que ha desarrollado el gobierno de la ciudad.

Entre otras cosas, según la propuesta planteada por la FABZ y las facturas emitidas a las que ha tenido acceso este diario, se explica que el objetivo de dicho contrato es realizar “comunicados o anuncios estime oportunos el Consistorio” o incluso “la red informativa digital de la FABZ ofrecerá especial atención y difusión a todos los asuntos relacionados con el proceso de elaboración de los presupuestos participativos, ya sean de corte político, económico, social, ciudadano o de cualquier otra naturaleza”.

Un contrato menor entregado a dedo por la dirección de comunicación del Ayuntamiento, con una duración de menos de 4 meses para la publicación de tuits en la cuenta de la FABZ o artículos de opinión para fomentar la participación en el proyecto estrella de la concejala Giner. Los presupuestos participativos no alcanzaron ni los 7.000 votos, un 1,07% del censo.

El coste: 7.260 euros. Y dicha documentación justifica el contrato a dedo al entender que “la FABZ es la titular del servicio que demanda y ninguna otra federación de asociaciones o entidades de barrio de la ciudad con sus niveles de implantación y de alcance ofrece una prestación de las mismas características”.