Sabado, 17 de Noviembre de 2018

Los sobresueldos que recibían los altos dirigentes del PP en Aragón se han terminado. De esta manera, Beamonte pone punto y final a una de las decisiones de la anterior presidenta, Luisa Fernanda Rudi, más criticadas. Unos sobresueldos, que a pesar de ser legales, fueron ocultados a la opinión pública -y dentro del partido- y cuya cuantía nunca fue precisada por el partido.

El recién formado comité de dirección de la formación se reunió ayer en Zaragoza para abordar esta medida. El actual presidente, Luis María Beamonte, se había mostrado contrario a ese tipo de prácticas durante la gestión de Rudi. El fin del reparto de sobresueldos no es exclusivo del comité de dirección, también se ha cerrado el grifo para los cargos electos que forman parte del grupo parlamentario en las Cortes de Aragón.

La opacidad de los sobresueldos generó numerosas peticiones para su supresión, tanto dentro del partido como en los otros grupos políticos por su “falta de ética“, y por un oscurantismo que hacía dudar e incluso a los militantes de la formación conservadora. La presidenta del partido hasta el pasado mes de marzo, Luisa Fernanda Rudi, siempre defendió la legalidad -y ética- de dichos sobresueldos.

Según las declaraciones de bienes -publicada por los populares en el portal de transparencia- el partido repartía cerca de 160.000 euros entre sus cargos electos, aunque la cantidad nunca ha sido confirmada de forma oficial. Sin conocer -tampoco- el sueldo de Rudi como presidenta de los populares. Una cifra que rondaría casi los 30.000 euros.