Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Forestalia es imbatible. La empresa dirigida por el aragonés Fernando Samper ha vuelto a arrasar en la subasta de renovables. Si el año pasado, sobre un cupo de 700 MW se adjudicó más de 400 MW entre eólica y biomasa, en la subasta celebrada ayer por 2.000 MW (ampliables a otros 1.000 MW) se ha adjudicado 1.200 MW. Toda la potencia que se ha adjudicado Forestalia se instalará en Aragón, donde la empresa tiene la mayor parte de sus proyectos.

Forestalia ejecutará esa potencia en parques eólicos con aerogeneradores de General Electric, con la que ya ha cerrado un acuerdo de suministro y mantenimiento. El Gobierno de Aragón busca agilizar la tramitación para que la empresa no agote los plazos.

Publicidad

La empresa aragonesa ha seguido el mismo patrón que el año pasado: ofertar al máximo descuento posible y renunciar a las ayudas. Sin embargo, en esta ocasión no perderá el derecho a un régimen regulado que otorga una rentabilidad razonable durante 25 años. Los ganadores, aunque renuncien ahora a las ayudas, accederán a un régimen regulado que les otorgará una rentabilidad razonable durante 25 años y les protegerá de fuertes vaivenes del mercado.

El citado cupo de 2.000 MW puede ampliarse hasta 3.000 MW, “si el resultado de la subasta ofrece precios competitivos”, aseguran desde el sector. Debido, principalmente, a que la suma actual supera los 2.600 MW, sería posible que el resultado esté cerca de los 3.000 MW.

Por otro lado, el tamaño de la oferta máxima indivisible es un lote de 200 MW, que después se repartirá entre los proyectos que los ganadores consideren oportuno, de modo que las reglas incentivan la participación de grandes del sector: Endesa, Gas Natural Fenosa e Iberdrola, entre otros.