Sabado, 20 de Octubre de 2018

Pedro Sánchez se ve con fuerza, y la transmite. Zaragoza ha sido el centro político de su candidatura con cerca de 600 militantes -de base- aglutinando un caudal de “esperanza” a pocos días del final de las primarias del PSOE. Sin ninguna cara visible del aparato del PSOE aragonés, Sánchez estuvo acompañado de su guardia pretoriana aragonesa: Susana Sumelzo (diputada nacional), Miguel Dalmau (alcalde de Utebo), Victor Ruiz (portavoz en el Ayto de Calatayud) y Carmen Dueso (exconcejala del Ayto de Zaragoza).

Y junto a ellos, casi 600 militantes “hiperactivos” que, en palabras de Pedro Sánchez, se están convirtiendo en “una corriente de ilusión en todos los lugares de España”. Una situación, reconocía el candidato, “inédita en el PSOE“.

LA GUARDIA PRETORIANA

Sánchez cuenta con pocos altos cargos del PSOE Aragón de su lado, pero los que tiene, demuestran su compromiso pateando agrupación por agrupación, puerta a puerta, para pelear cada voto. Y ayer, durante el mitin, dos de ellos dieron cuenta de su “activismo” por la candidatura -y el proyecto- de Pedro Sánchez.

El alcalde de Utebo, Miguel Dalmau, esgrimió de manera breve lo que representa la candidatura de Sánchez para él, y para Aragón. Dalmau entendió que “en un tiempo complejo, es necesaria la renovación del partido”. Con un objetivo: “Recuperar lo que se nos arrebató el 1 de octubre“, defendió. El alcalde de Utebo, a su vez, hacía mención a la situación de Javier Lambán en la presidencia del Gobierno de Aragón. Dalmau explicó que “Lambán gobierna con la ayuda de Podemos, tras perder las elecciones, y eso demuestra que se puede y hay partido“.

Dalmau apela a la militancia para “renovar el PSOE” – Carlota Lagunas

Después del alcalde de Utebo, fue el turno de la diputada nacional Susana Sumelzo. Una política que mantiene la defensa de la “coherencia” desde hace meses, y no rebla por continuar para que “el PSOE atienda a la clase obrera y media de este país”.

Sumelzo, consciente de la importancia de movilizar a la militancia en el último sprint, apeló a la capacidad del voto para transformar la realidad política. Y el domingo, aseguró la socialista, “sólo votando, el PSOE curará la grave herida que lleva supurando desde hace meses“. Y recalcó que es el momento de hacer “un ultimo esfuerzo” para seguir “dando gas” al motor de la candidatura de Pedro Sánchez.

Sumelzo rearma su discurso “desde la izquierda” – Carlota Lagunas

La diputada Sumelzo quiso agradecer a “los militantes del PSOE por aguantar las presiones recibidas para que nadie se mueva, o que voten todos a una candidata”, y seguía explicando que “la totalidad de altos cargos institucionales u orgánicos han trabajo para que nuestro proyecto no salga“. Sumelzo reniega de un PSOE que “trate a los militantes como peones”. Todo lo contrario, Sumelzo defiende que la candidatura de Sánchez quiere “un PSOE que deje de ser un partido de cuadros para ser un partido de militantes“.

EL PSOE DE LOS NOTABLES, Y EL DE LOS AFILIADOS

El candidato a liderar -otra vez- el Partido Socialista demuestra con sus palabras que tiene una forma de plantear el rumbo del PSOE distinta a la de Susana Díaz. Sánchez reventó el acto organizado en el antiguo matadero -Centro Cívico Salvador Allende-, cerca de 600 personas se agolparon para escuchar el discurso del “otro PSOE”. Del PSOE que defiende el ‘no a Rajoy‘, el PSOE que “abre la puerta a la militancia“, el PSOE que “está en la izquierda“.

Sánchez quiere ser el más votado en Aragón – Carlota Lagunas

Sánchez esgrimió su proyecto para el PSOE con criticas al recién presentado programa político de Susana Díaz, repartió dos rejonazos a Javier Lambán y defendió un proyecto del PSOE distinto a la derecha para fortalecer a la izquierda española. El candidato explicó que “un PSOE sin líder sólo beneficia a Rajoy e Iglesias“, y por ello, pidió el voto para “unir al PSOE” porque “la abstención fue un error”.

Durante el discurso, Pedro Sánchez fijó la mirada en su “compañero” Javier Lambán, líder del PSOE de Aragón. Sánchez dijo que “en Aragón algunos pensaban ganar las primarias antes de votar“, y de manera irónica, deslizó que “desde la candidatura de Díaz -en Aragón- decían que arrasaban o iban a enterrar en avales“. Y por ello reivindicó al mismo tiempo que el PSOE debía “dejar atrás el PSOE de los notables y abrir la puerta a la militancia”.

Sánchez definió, a su parecer, los dos modelos que se están planteando durante las primarias. El modelo de Susana Díaz como “un PSOE a la deriva“, o el modelo que defiende Sánchez como “un PSOE a la Moncloa“. Y por último, volvió a deslizar una pequeña mención para Javier Lambán. El candidato a las primarias recordó que varios dirigentes socialistas le acusaron de “podemizar al PSOE“, uno de ellos fue Javier Lambán, por lo que Sánchez dijo que lo que le gusta es “el rojo del PSOE“.