Sabado, 20 de Octubre de 2018

Vamos a ver… ¿Quién no conoce las patatas bravas del Bar Texas? Pues aunque parezca que no, hay mucha gente que, a pesar de que el mítico establecimiento lleve en el mismo lugar desde 1946 (¡la leche!), todavía no se ha decidido a traspasar esas puertas que a uno le teletransportan al origen de lo que un día fue una de las zonas más grosserys de España: el Tubo de Zaragoza.

Huevo con gamba… ¡Delicioso! – High Grossery

En la encrucijada de caminos que supone el cruce de la calle Cuatro de Agosto con la calle Libertad, sus grandes escaparates empañados de arriba abajo en los días de invierno creando esa atmósfera lounge grossery, decorados a mano con calamares y letras de colores (algo hoy tan de moda) invitan a pasar al viandante.


Publicidad


El periodista siempre se deja ver por el Bar Texas

Muchos son los frutos de la tierra y del trabajo del hombre que uno puede encontrar en el Texas. Desde sus exquisitos huevos con gamba, deliciosas madejas o suculentos calamares hasta pajaritos fritos (quien los haya probado que nos lo cuente) y sus afamadas patatas bravas.

Carlos Herrera no duda de este manjar zaragozano

Y es que no es que lo digamos nosotros, numerosos artistas y gente de la farándula han probado sus preciados manjares. Desde la época dorada de Pajares, Esteso y compañía… hasta los famosetes gourmet de la TV o incluso el periodista Carlos Herrera, defensor a ultranza de las bravas del Texas que según el son ‘las mejores de España’, han probado y vuelto para repetir las patatas bravas de este pequeño lugar.

Vayan, queridos grosserys, a este viejo reducto de la fritanga tradicional, la que tanto añoramos y que, sin darnos cuenta, algún día nos levantaremos y ya no estará. Así que hasta que llegue ese momento, aprovechen, prínguense las manos y ¡disfruten del Texas!