Martes, 23 de Octubre de 2018

El Ayuntamiento de Teruel liquidó el presupuesto de 2016 -por primera vez- con un “remanente de tesorería positivo“, después de doce años cerrando en negativo. La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, ha comparecido ante los medios junto a la concejal de Economía, Rocío Feliz de Vargas.

Buj ha destacado que el Ayuntamiento “se encuentra en una situación saneada” y la muestra, ha dicho, es que “todos los datos económicos del ayuntamiento son números azules, en positivo”. Curiosamente, Teruel ha podido salir de la asfixia económica que vivía hace años desde que el PP tomó las riendas del consistorio. Primero con Manuel Blasco, y ahora con Emma Buj.

Cuando Manuel Blasco llegó a la alcaldía, le tocó capear un panorama económico desolador. En las arcas municipales no había ni un euro de liquidez y sí muchas facturas pendientes. E incluso, por impago, al Ayuntamiento le llegaron a cortar la luz. Las deudas del consistorio tocaban a más de 1.700 euros por vecino y Teruel se situaba, tras Madrid, como la segunda capital de provincia con más deuda pública por habitante.

Teruel se situaba, tras Madrid, como la segunda capital de provincia con más deuda pública por habitante

CAMBIO DE RUMBO

La actual alcaldesa ha destacado que la deuda del Ayuntamiento “se ha reducido a un tercio desde 2010“. Buj ha destacado que el remanente de tesorería positivo, más de un millón de euros, podrá utilizarse cuando se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, que son los que dan la autorización para que se pueda utilizar este importe.

Así, ha pasado de 1.707 euros por habitante en 2010 a 608 a 31 de diciembre de 2016, con lo que Teruel ha dejado de ser la segunda capital de provincia española con más deuda por habitante, solo por detrás de Madrid.

La deuda a entidades de crédito a cierre de 2016 se cerró con 18.945.958,18 euros, a la que se suma la deuda a terceros (incluyendo la comercial) de 2.652.496 euros, con lo que el total de la deuda asciende a 21.598.454,18 euros.

La deuda del Ayuntamiento se ha reducido a un tercio desde 2010

Buj ha resaltado que en 2010 el Partido Popular tomó las riendas del Ayuntamiento que estaba en “quiebra técnica” y ha puesto el símil de que se trataba de un “enfermo terminal, en la UCI” y en estos momentos, ha destacado, “el enfermo ha recibido el alta”.

Esa mejora, ha dicho la primer edil, la han realizado cumpliendo “a rajatabla” el camino económico marcado, “sin reducir un solo servicio” a pesar de que se han reducido, ha dicho, las partidas de servicios sociales del Gobierno de Aragón.

A su juicio, “la deuda incontrolada” del pasado “siempre la paga el ciudadano” y por eso destaca que el saneamiento de las arcas municipales beneficia al ciudadano, porque se han recuperado las inversiones y volver a endeudarse “de manera controlada”. La concejala de Economía, Feliz de Vargas, ha aportado algún dato más como que el ratio de endeudamiento es del 69,9 por ciento, y llegó a estar en un 194 por ciento.