Martes, 23 de Octubre de 2018

El cuerpo de San Íñigo Abad regresará desde la localidad burgalesa de Oña a Calatayud (Zaragoza) 1.000 años después hoy, 1 de junio, festividad del patrón del municipio zaragozano que también es su ciudad de origen.

Se trata de la primera vez que la urna de plata donde se encuentran las reliquias de San Íñigo salgan de Oña, un viaje que concluirá con el recibimiento en la Puerta de Zaragoza en Calatayud del arca con el cuerpo del patrón, ha informado el Ayuntamiento bilbilitano en una nota de prensa.

Posteriormente, el arca será trasladada a la colegiata del Santo Sepulcro, donde se llevará a cabo la veneración de los fieles y, a continuación, habrá una eucaristía presidida por el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández, para terminar con la procesión de los restos del santo que se realizará por primera vez en Calatayud.

“Esperamos el 1 de junio con gran entusiasmo ya que nunca antes se habían traído los restos de nuestro patrón a Calatayud”, cuenta emocionado el concejal de Turismo, Sergio Gil. El edil contactó con el Ayuntamiento y la parroquia de Oña en un encuentro celebrado hace unos meses, donde propuso a la localidad burgalesa este acto.

Ambos consistorios han coordinado todos los dispositivos de seguridad, ya que la propia urna en la que se encuentran los restos es una obra de arte. “Ha sido preciso un buen número de autorizaciones patrimoniales para llevar a cabo este viaje pero, finalmente, hemos conseguido que San Íñigo pueda estar en Calatayud en el día de su celebración”, añade.

Nacido en torno al año 1.000 en el municipio zaragozano, San Íñigo Abad es considerado patrono de la ciudad desde el siglo XVII. Tiene especial dedicación al patrono la Cofradía y Antigua Esclavitud del Glorioso San Íñigo, entidad que organiza el acto.