Lunes, 17 de Diciembre de 2018

“Nuestra comunidad no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad”. La Fundación Amancio Ortega firmó un protocolo con el Gobierno de Aragón para adquirir alta tecnología sanitaria por valor de 10 millones para renovar los equipos contra el cáncer que están desfasados en Aragón. Sin embargo, la “buena noticia”, según afirmaba el presidente de Aragón, es rechazada por la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública.

La organización mostró ayer su oposición a la donación de 10 millones de euros procedentes de la Fundación Amancio Ortega para que la DGA los destine a la adquisición de aparatos de última tecnología contra el cáncer. “Aspiramos a una adecuada financiación de las necesidades mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya recursos priorizando a la sanidad pública», explicó ayer la asociación.

El objetivo de la donación millonaria por parte de la Fundación Amancio Ortega es poder acelerar las inversiones previstas en el plan de alta tecnología del Salud para los próximos años en materia de diagnóstico y tratamiento del cáncer. Dicho plan tiene como fin garantizar la equidad y mejorar la calidad y accesibilidad en el diagnóstico y en el tratamiento a través de los medios propios del sistema público de salud.


Publicidad


Pero, según detalló la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, “lo primero que debe hacer el Gobierno de Aragón es instaurar medidas para recuperar el derecho universal a la salud perdido desde el 2012. Y solucionar urgente las carencias que desbordan centros y profesionales, falta de material, bajas que no se reponen, cierres de camas o el fraude de las listas de espera”.

Una de las líneas estratégicas de este acuerdo es mejorar el diagnóstico del cáncer de mama en todo el territorio aragonés, para lo que se destinarán 5,4 millones de euros. Celaya ha señalado que se van a adquirir 8 mamógrafos digitales con tomosíntesis 3D -uno para cada sector-; 5 actualizaciones de mamógrafos ya existentes a tomosíntesis e imagen sintetizada; 16 ecógrafos de alta gama; 11 estaciones de trabajo; además de una ampliación de cabinas para el almacenamiento de imágenes, entre otras adquisiciones.