Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Ni una nube, ni una gota de lluvia. Aragón alcanzará durante el próximo fin de semana temperaturas “anormalmente altas” con unas máximas de hasta 40 grados. En los próximos días, las tres provincias aragonesas vivirán unos días típicamente de verano.

Los días más calurosos coincidirán con el fin de semana con valores superiores a los 34 grados en el interior peninsular, en torno a los 34/36 grados en el valle del Duero, 36/38 grados en el Ebro, Tajo y Guadiana y entre 38/40 grados en el Guadalquivir.

La estabilidad atmosférica y la importante insolación que se produce en estas fechas provocarán un “marcado recalentamiento” de la masa de aire sobre el interior de España las próximas horas, que propiciará temperaturas muy altas para esta época del año, según ha advertido la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

LOS 40º

Las zonas menos afectadas por esta subida de las temperaturas corresponderán a Galicia, Cantábrico occidental, litoral mediterráneo y las Islas Baleares y las Canarias. Un ‘privilegio’ del que no gozará la comunidad aragonesa.

Según apunta la AEMET, Zaragoza, que durante estos días tiene valores cercanos a los 27 grados, experimentará una subida de más de 10 grados en apenas 4 días. El domingo se rozará en Zaragoza los 40º. Por la noche, las mínimas también registrarán unos valores “bastantes altos”, por encima de los 20 grados.

En sintonía con este episodio de calor, la AEMET ha pronosticado que durante el verano climatológico, junio, julio y agosto, existe una probabilidad del 50% de que las temperaturas sean más altas de lo habitual en la península y en las Islas Baleares, y de un 45% en las Islas Canarias.

El calor también fue protagonista el pasado mayo que, según datos facilitados por Meteorología, tuvo un carácter “extremadamente cálido”, con una temperatura media sobre España de 19 grados, valor que queda 2,4 grados por encima de la media de este mes.

Desde la Agencia -han detallado- que ha sido el segundo mes de mayo más cálido desde 1965, por detrás de mayo de 2015 y por tanto también el segundo más cálido en lo que llevamos de siglo XXI.