Sabado, 20 de Octubre de 2018

El hombre de Binefar, de 56 años, investigado por degollar a su padre, de 90 años, deberá ingresar en prisión provisional según el auto dictado por la juez del Juzgado nº2 de Monzón. Previo al ingreso en prisión, el posible autor del parricidio deberá ingresar en la unidad penitenciaria del Servet.

Según el auto, la jueza instructora solicita que antes de ingresar en un centro carcelario sea trasladado a la unidad penitenciaria del hospital Miguel Servet de Zaragoza. Y que allí permanezca ingresado el tiempo necesario para que sea valorado clínicamente y se determine si podría sufrir algún tipo de trastorno psicológico o psiquiátrico.

El informe preliminar, remitido al juzgado por el Instituto de Medicina Legal de Aragón, recoge que la víctima presentaba en el cuerpo 17 puñaladas, una de ellas en el cuello. La juez ha solicitado que se recojan distintas muertas biológicas para que se realicen pruebas de ADN y se detecte la posible presencia de tóxicos (medicinas) en ellas. La investigación sigue abierta y en los próximos días la juez podría citar a declarar a algunos testigos.

EL SUCESO

Ocurrió en la tarde de ayer en el número 4 de la calle Primero de Mayo, de la localidad oscense de Monzón.

Según varios testigos del suceso, después de cometer el parricidio salió a la calle y se presentó en una tienda de informática situada enfrente de la casa familiar. Iba con pantalón corto y ensangrentado. Al parecer, tenía un corte en una mano.

Pidió a los trabajadores del establecimiento que llamaran a la Guardia Civil porque había asesinado a su padre. A los empleados del establecimiento les ha dicho que llamaran a la Guardia Civil porque había matado a su padre. Después, según cuentan los testidos, salió a la calle y se sentó a esperar en un banco.

Los primeros en llegar fueron los agentes de la Policía Local de Binéfar, que le detuvieron en medio de gritos de lamento por parte del agresor. El hombre permaneció en un coche patrulla hasta que se presentó la Guardia Civil. Según comentarios de los vecinos, está en tratamiento psiquiátrico. Padre e hijo vivían solos en la casa. La víctima tenía otra hija, pero vive fuera de la ciudad.