Sabado, 15 de Diciembre de 2018

La portavoz de Ciudadanos, y líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas ha ‘aterrizado’ en Zaragoza para analizar la actualidad política en el foro ADEA. La dirigente catalana sopesa la celebración en pocos meses de otros comicios en Cataluña en pleno proceso soberanista.

Arrimadas, en el foro ADEA, ha descifrado que Ciudadanos es la alternativa al nacionalismo y ha expresado que está “deseando” que lleguen esos comicios para ganar al President Carles Puigdemont en las urnas.

En ese contexto, ha considerado que el resto de fuerzas políticas no soberanistas deberán ser “generosas” y “responsables” y apoyar un gobierno liderado por Ciudadanos, como única solución de que el Gobierno autonómico vuelva a hablar de “lo que importa” a los catalanes y “lo que nos une con el resto de españoles”.


Publicidad


En cuanto al tratamiento de la Generalitat con los libros de textos que tergiversan la historia de Aragón, entiende Arrimadas que se utiliza como “un instrumento para conseguir algo a largo plazo con determinados fines políticos“. Y por lo tanto, ha defendido que “se tiene que acabar”.

LA DEFENSA DEL TRASVASE

La líder de la oposición en Cataluña ha defendido en Zaragoza la ejecución del minitrasvase del Ebro con cuencas catalanas. Sin embargo, ha querido defender que la posición de Ciudadanos sobre este tema siempre estará amparada por criterios técnicos y no políticos. “No vamos a hacer una lucha territorial del agua, creemos en que hay que hacer un Plan Hidrológico Nacional que se debe definir y actualizar con criterios técnicos y no políticos”.

Sobre la crítica que recibe Ciudadanos del resto de partidos del arco parlamentario aragonés, Arrimadas esgrime como una fortaleza la posición de Ciudadanos. Entiende Arrimadas que “otros partidos dicen una cosa en Aragón y otra diferente en el resto de España. No vamos a hacer luchas territoriales por el agua”.

Preguntada por los periodistas sobre el minitrasvase del Ebro a Cataluña, que defendió su número 2 nacional y la portavoz en las Cortes Susana Gaspar, la dirigente catalana cree que no debe llamarse trasvase, si no “transferencia” e insiste en que Ciudadanos vería con buenos ojos la transferencia de agua del Ebro a cuencas catalanas siempre que “no sea un criterio político si no técnico”.


Publicidad


Entiende Arrimadas que la postura que defiende -tanto ella como Cs en Aragón- muestra que Ciudadanos es un partido “serio por no decir una cosa aquí y otra en Cataluña”. Es más, entiende que de esta manera no actúan como “los viejos partidos”.

SIN CRITERIOS TÉCNICOS

Actualmente, la orden ministerial del año 2010 aprobada durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero que aprobaba un minitrasvase del Ebro a Cataluña, carece de vigencia. Debido a que su aprobación se debía a criterios excepcionales, y por ello se aprobó una orden de concesión de 0,62 hectómetros cúbicos de transferencia a cuencas internas de Cataluña desde el Ebro, pero de manera temporal.

Cataluña se agarra a la concesión ministerial del Gobierno de Zapatero, pero según expertos consultados por este diario, “ha decaído su firmeza, la orden caducó porque se trataba de una actuación política por un carácter de excepcionalidad. Algo que ahora no existe”.

El Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de España tiene dos opciones ante la petición de trasvase de la Generalitat. Que Cataluña haga una solicitud de aprovechamiento con una nueva orden o hacer caso a la Generalitat otorgando la concesión de la orden de 2010. Ésta última opción, según ya avanzó el Gobierno de Aragón, sería recurrida ante los tribunales.

Pese a la petición del minitrasvase por parte de la Generalitat, todavía no ha emitido ningún informe deficiencias o la situación de déficit hídrico que avale dicho trasvase del Ebro a cuencas catalanas.