Sabado, 15 de Diciembre de 2018

La Policía Nacional ha lanzado este martes una operación contra el fraude en el cobro de derechos de autor de piezas musicales que se emitían en cadenas de televisión. En una operación policial contra el fraude en la que se prevén una veintena de detenciones y otras tantas imputaciones por corrupción entre particulares.

Fuentes de la investigación han señalado a EFE que agentes de la Comisaría General de Policía Judicial, por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, han practicado durante el día de hoy un total de 16 registros y 20 requerimientos de documentación en varias televisiones nacionales y autonómicas, así como en la SGAE (Sociedad General de Autores de España).

ARAGÓN TV: “NINGUNA IRREGULARIDAD”

La Policía ha solicitado información a Aragón TV, así como a otras cadenas: TVE, Telemadrid, Euskal Irrati Telebista (EITB), Castilla-La Mancha Televisión (CMM), Radiotelevisión Canaria, TPA y 7RM.

La Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (CARTV), según un comunicado enviado a los medios de comunicación, está colaborando con la Policía Nacional en la investigación sobre la gestión de forma paralela de derechos de autor en la SGAE.


Publicidad


Aragón TV explica en dicho comunicado que “tiene la convicción de que la cadena no ha incurrido en ninguna irregularidad, y por eso está aportando diferente documentación relacionada con contratos y contabilidad, que contribuya al esclarecimiento de los hechos investigados“.

“LA RUEDA DE LAS TELEVISIONES”

Según informan fuentes policiales, se trata de una investigación sobre corrupción de particulares y presuntos fraudes en la gestión y cobro de los derechos de autor por parte algunos autores asociados a la SGAE. De esta manera, se alteraría de forma mínima obras musicales de otros autores, lo que se conoce como “la rueda de las televisiones”.

Fuentes policiales explican que esos autores se encuentran integrados en un “entramado” donde creaban música de baja calidad y registraban “falsos arreglos” sobre obras musicales de dominio público. Y después, ponerlas a nombre de testaferros o empresas editoriales.

Todo ello con la finalidad, explica la Dirección General de la Policía en un comunicado, de emitirlas en programas nocturnos de diferentes cadenas de televisión generando derechos de propiedad intelectual, lo que producía un enriquecimiento “injusto” a través del pago de estos derechos realizado por la SGAE en sus liquidaciones, señala la Dirección General de la Policía.

TRAPICHEAR CON MÚSICA FALSA

Para conseguir esos contratos de emisión de sus piezas musicales contaban con personas en el seno de las televisiones a cambio de la cesión de determinados porcentajes de derechos sobre las obras emitidas en unos casos, así como de una contraprestación económica por su labor.

Esta cesión de derechos de obras musicales “falsas” y de baja calidad a las cadenas de televisión en las diferentes modalidades, convierte a esas televisiones en titulares de derechos de propiedad intelectual de las obras que le son cedidas, lo que les genera un beneficio económico denominado “retorno” en función de los minutos y franjas horarias en las que son emitidas en sus programaciones y que es abonado por la SGAE en sus liquidaciones semestrales.


Publicidad


Y para maximizar las ganancias que pueden obtener en concepto de “retorno” por parte de la SGAE, las televisiones extienden la programación de esa música a otras franjas horarias del denominado prime time bajo la fórmula de lo que se viene a denominar “música inaudible”, es decir, la emisión como un fondo musical que no es percibido por el oído del televidente en ningún momento, si bien es declarado como música emitida para generar derechos de autor.

LA SGAE RESPONDE

Tras saltar la noticia, mediante un comunicado la SGAE ha aclarado que está colaborando en los registros de su sede con los agentes de la Policía Nacional que han accedido a la institución.

“Esta actuación investiga una presunta trama de una serie de autores y editoriales vinculadas a diferentes televisiones de este país por aprovecharse del reparto de los derechos de autor televisivos en la franja nocturna, práctica conocida como ‘la rueda’“, detalla la nota remitida a los medios.

Añaden desde la SGAE que “la entidad está ofreciendo toda la información para ayudar en la investigación de unos hechos que datan de 2006 hasta 2011“. “La investigación no afecta a la SGAE como sociedad, sino a algunos de sus asociados (que son 120.000 en total) y a un extrabajador”, subraya el mencionado comunicado de la institución.