Sabado, 20 de Octubre de 2018

La empresa de embutidos Casademont ha presentado un concurso de acreedores con una deuda de 25 millones de euros, una cantidad que el grupo aragonés Piensos Costa estaría interesado en aceptar para adquirir el negocio tras presentar una oferta vinculante.

Según el Director General de Casademont, Francesc Xavier Gómez, la empresa lleva más de un año y medio buscando un inversor para el proyecto y hasta el momento han contactado muchas empresas, aunque solo Piensos Costa se ha presentado con unas buenas inversiones y ha aceptado mantener los 201 puestos de trabajo actuales.

EL ACUERDO CON PIENSOS COSTA

Gómez ha detallado que el acuerdo, que firmarán en pocos días, es una “gran noticia para la empresa y para los trabajadores, que la han recibido “con mucha ilusión”. “La única condición que nos ponía Piensos Costa era hacer este concurso de acreedores en venta de unidad productiva, lo que significa que realizas un concurso con una oferta muy sólida detrás”, ha dicho Gómez.

El director general ha insistido en que los trabajadores están al día del cobro de nóminas y que este nuevo proyecto es “esperanzador” ya que integra desde los piensos hasta la producción de embutidos. La empresa, cuya presidenta es Adriana Casademont, presentó el concurso de acreedores el pasado 26 de junio en los juzgados de Gerona por 25 millones de euros.

Con sede en Bonmatí (Gerona) y dos centros productores en Gerona, Casademont produce más de 25.000 toneladas anuales de embutidos curados, cocidos, locheados y jamones. Actualmente, las ventas de Casademont fuera del mercado español ascienden al 55%. La compañía exporta a los 5 continentes con especial demanda por parte de los países del centro de Europa y Sudamérica.

NACIÓ EN UNA MASÍA FAMILIAR

Casademont nació hace más de 60 años, cuando Jaume Casademont decidió seguir la tradición charcutera de sus padres y abuelos –que elaboraban fuets en la masía familiar desde principios de siglo– y abrió en 1956 un pequeño obrador para producir embutidos de gran calidad, especialmente fuets, el producto estrella de Casademont.

El obrador fue ampliándose y, ya en los años 60, se construyó una fábrica de 2.000 m2 en el centro de Bescanó (Girona), seguida a finales de la década por otra fábrica de 3.500 m2 en las afueras de Bonmatí (Girona).

En los setenta, el éxito de demanda llevó a Jaume Casademont a ampliar la fábrica de Bonmatí hasta los 25.000 m2, lo que supuso un gran salto cuantitativo para la empresa, una de las primeras del sector en industrializar el producto artesano de forma masiva. Hoy, Casademont cuenta con 40.000 m2 de fábrica construidos en dos centros productivos, uno en Bonmatí y otro en Palol de Revardit.